No está firmado, pero está

Copia de Deporte Campeón-2016-01-30-004-8e5a5e8c
|

Todos contentos. El Deportivo y Mosquera vivieron unas horas intensas con la oferta del Valencia al jugador y la posibilidad clara y evidente de que los levantinos pagasen su cláusula de rescisión.
Tino Fernández y Fernando Vidal no permitieron ni un milímetro de ventaja a la opción valenciana. O pagaban todo y a tocateja o Mosquera no se movía del Depor.
Manuel García Quilón, agente del jugador, había dado largas al club en las últimas semanas para seguir avanzando en el proceso de renovación del deportivista. Finalmente los acontecimientos se fueron precipitando y no quedó más remedio que llegar a un acuerdo.
Mosquera seguirá en el Depor seis temporadas más. A las cuatro que ya tenía se le suman dos. Pasará a ser uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, en los números de Lucas Pérez y su cláusula de rescisión se elevará a los 20 millones de euros, como en el caso del delantero del Barrio de Las Flores.
No está firmada la renovación pero hay acuerdo. De hecho, el propio futbolista comentaba ayer a los compañeros de los medios de comunicación que cubren los entrenamientos del Depor que hablará en sala de prensa cuando todo se cierre de manera definitiva y el contrato quede rubricado.
Será en breve, no se dilatará mucho. Posiblemente la semana que viene se pueda escenificar la firma del documento que unirá al mediocentro coruñés al Depor hasta 2023 en el contrato de más larga duración de cuantos hay en la plantilla.
Mosquera llegó libre al Depor, eligiendo su casa por encima de otras ofertas importantes y el club blanquiazul ni tan si quiera pagó prima por el fichaje del jugador con la carta de libertad.
Como contraprestación, su cláusula se quedó en 4 millones de euros. El Valencia no lo dudó y quiso negociar, pero el Depor se plantó y Mosquera eligió sus colores en lugar del dinero.

oferta mareante
La oferta del Valencia era mareante. Se le proponía cobrar más del doble de lo que percibe en la actualidad e incluso más de lo que percibirá con el aumento de la ficha. 
El Depor jugó sus cartas. Le ofreció todo lo que pudo y apeló al sentimiento. Pedro decidió quedarse en su ciudad cobrando menos, pero con los galones de mando que solo los jugadores más grandes de los clubes tienen.
Los valencianos lo intentaron hasta el final pero Tino Fernández y Fernando Vidal consiguieron su objetivo. Primero pusieron trabas ‘legales’ al Valencia con el pago de la cláusula y el IVA. Después ‘atacaron’ con la oferta al deportivista.
Todos felices (salvo el Valencia). También el representante de Mosquera, Manuel García Quilón, quien ve cómo uno de us jugadores consigue ampliar su compromiso con el club en el que está a gusto y elevar sus emolumentos.
Mosquera ya era un referente del deportivismo. Ahora se ha ganado todavía más a la afición, que espera al lunes para brindar una sonora ovación al ‘número cinco’ cuando salte al campo a dar lecciones de fútbol desde su posición de mediocentro.

No está firmado, pero está