Sanidade responde al ultimátum de Ferreiro que el centro de salud de A Falperra debe ser accesible

Decenas de vecinos y comerciantes del barrio acudieron a la presentación municipal del viernes | patricia g. fraga
|

El alcalde Xulio Ferreiro daba el viernes un plazo de un mes a la Consellería de Sanidade para decidir si construirá el centro de salud de A Falperra en el espacio dividido en cuatro plantas que le han reservado en el inmueble del mercado de Santa Lucía. Sin embargo, el Sergas aseguró ayer no tener aún “constancia oficial do proxecto” y volvió a centrar su discurso en la necesidad de que el equipamiento sanitario sea totalmente accesible. De hecho, una mayoría de los residentes del barrio son personas mayores.
El Gobierno de la Marea lanzó un órdago a la Xunta en relación al proyecto para rehabilitar el inmueble de A Falperra que podría poner en riesgo la ubicación del demandado centro de salud, dado que aún ayer las posturas de las dos administraciones implicadas en la iniciativa eran totalmente contrapuestas.
El regidor estipuló un mes de plazo, a contar desde el viernes, para tener una respuesta positiva o negativa a su imposición de dividir las dependencias médicas en cuatro pisos. No obstante, ayer fuentes de la Consellería de Sanidade aseguraban que todavía no les había llegado ningún aviso desde María Pita de forma oficial.   Consellería de Sanidade.
El departamento descartó entrar el polémicas tras algunas acusaciones de los miembros del Ejecutivo municipal, pero sí incidió en que mantiene su “aposta por un centro de saúde que conte coas garantías de calidade asistencial e de accesibilidade imprescindibles para os veciños”. Así las cosas, parece que la amenaza no fraguará y es posible que Marea Atlántica tenga que recurrir a ese otro uso del que hablaron ante decenas de residentes del barrio.
“Verdades a medias”
El presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra, Antonio Deus, sí aclaró que se “dijeron muchas verdades a medias y que se faltó a la verdad”. En un momento determinado tanto Ferreiro como los concejales Xiao Varela y Alberto Lema comentaron que hasta junio del año pasado la cuestión de la distribución no había generado enfrentamientos y que parecía que todos estaban de acuerdo.
Sin embargo, Deus afirma que “no es verdad que la Xunta aceptase desde el principio tal y como lo han planteado; no se manifestó al respecto hasta que tuvo acceso a los planos”. El representante dice tener constancia de que ya previamente “se envió un estudio de las necesidades indicando la ubicación idónea, pero nunca lo tuvieron en cuenta”.
Siempre según Deus este documento llegó a manos del anterior Gobierno del PP y, posteriormente, se reenvió al equipo de Xulio Ferreiro. El encargado de la agrupación, que también es arquitecto, reconoce que lo que plantea el Ayuntamiento “se puede construir porque la obra aguanta todo, pero no es lo más óptimo”.
Para ello echó mano del mismo discurso que dio en la tarde del viernes en la plaza: se puede hacer una vivienda con la cocina en el primero piso, el salón en el segundo y las habitaciones en el tercero y se puede vivir pero no es lo mejor ni tampoco “lo más racional pudiendo hacerse de otra manera”. Asimismo reprochó que  el anteproyecto también pretenda dividir el mercado en dos alturas porque eso “perjudicaría a los puestos de arriba” y, en su opinión, vendría a conectar los olores con los espacios de usos múltiples, que es una cuestión con la que el Gobierno local justifica la división total de centro de salud y plaza.  
Respecto a la actitud vecinal, Deus se mostró "muy orgulloso" con el mensaje que transmitieron todos los asistentes a la reunión “de manera sosegada, con una educación desmedida y talante de diálogo”. Ahí le manifestaron que el centro sanitario es “innogociable”, aunque a su parecer el equipo de Ferreiro acudía con la intención de dividir a los residentes y buscar apoyos. l

Sanidade responde al ultimátum de Ferreiro que el centro de salud de A Falperra debe ser accesible