El Puerto no espera recibir más cruceros en lo que queda de año

Los muelles destinados a los trasatlánticos seguirán vacíos por ahora | quintana
|

La crisis sanitaria ha afectado a todos los sectores económicos en mayor o menor medida, y los cruceros, uno de los principales sustentos del turismo coruñés, también sufre los efectos del coronavirus. No se espera la llegada de ningún trasatlántico al muelle de la ciudad, al menos por ahora. Así lo indica el responsable de la consignataria de tráfico de cruceros Rubine e Hijos, Luis Moral. “No se van a recibir barcos, porque no es cuestión de que España esté libre del virus, sino de los visitantes que llegan al país”, dice, y añade que “con un poco de suerte podremos tener una o dos llegadas en septiembre u octubre, pero lo más seguro es que no”.

El Covid-19 pone fin, de esta forma, a la buena racha que cosechaba el Puerto de A Coruña durante los últimos dos años, pero ahora todas las ilusiones y esperanzas están puestas en el próximo ejercicio. Fue el 13 de febrero cuando atracó en la ciudad el “Ventura”, y desde ese día no se ha podido disfrutar de la llegada de turistas en barco. Ahora, durante el verano y pese a la apertura de fronteras y la posibilidad de viajar, tampoco se disfrutará de un sector clave que reactiva y dinamiza la economía local. “Puertos del Estado deja entrar en los muelles barcos con un máximo de cuarenta tripulantes, por lo que si vienen pasajeros es imposible respetar esa cifra”, comenta Moral. Las compañías de cruceros son las “más interesadas” en que se recupere el tráfico de los grandes barcos, ya que “las pérdidas están siendo importantes y son las que más las notan”, relata.

El 90% son británicos
Además, el perfil del crucerista refleja todavía más la dificultad de que atraque otro crucero en A Coruña. “Hay que esperar a ver cómo evoluciona la pandemia en Europa, porque el 90% de los pasajeros que llegan al Puerto son británicos. Si el Reino Unido está como está, no van a viajar”, sostiene. El otro porcentaje lo completa el turista americano, “que sube en abril y mayo hacia el Báltico, por lo que al no haber viajado ahora, no bajarán de allí los barcos en los próximos meses”, dice. Por último, los alemanes, “que están algo mejor pero tampoco se espera su llegada”, considera.

De cara al 2021, el gerente de Rubine e Hijos afirma que tanto la ciudad como el muelle “tendrán que mantener la línea que tan buenos resultados ha otorgado hasta ahora”, algo que todavía “no es fácil saber”, indica.

El Puerto no espera recibir más cruceros en lo que queda de año