España y la mayoría de países de UE suspenden vuelos con Londres ante la nueva cepa

Miles de camiones están parados tras el cierre del aeropuerto de Dover | ep
|

Los Veintisiete acordaron ayer mantener abiertas las fronteras de la zona Schengen, en una estrategia opuesta a la del principio de la pandemia, después de que la mayoría de países de la Unión Europea (UE) haya suspendido o limitado sus conexiones con el Reino Unido, ante la nueva variante del virus detectada.

En el caso español, el Gobierno decidió de manera conjunta con Portugal la suspensión de los vuelos de entrada procedentes del Reino Unido, aunque permitirá la entrada de ciudadanos españoles o residentes en España.

Asimismo, se reforzarán también los controles en el paso fronterizo con Gibraltar, donde el Gobierno del Reino Unido señaló que también se encontró la variante del SARS-Cov-2.

Representantes de los Estados miembros de la UE se reunieron ayer de urgencia en Bruselas para analizar la nueva situación y del encuentro surgió un “apoyo a una reacción rápida” y “coordinada” respecto a las conexiones con el Reino Unido.

Al mismo tiempo, se destacó la “importancia de mantener abiertas las fronteras dentro del espacio Schengen”, “dada la experiencia del principio de la pandemia”, cuando en marzo pasado uno tras otro los países europeos fueron cerrando sus fronteras, subrayaron las citadas fuentes.

La decisión, a las puertas de la Navidad, contrasta con las escenas vividas en primavera, cuando el cierre de las fronteras de la zona Schengen provocó enormes colas de transportistas y el retraso en la entrega de mercancías.

No obstante, el bloqueo actual fue especialmente dramático en los accesos al eurotúnel por el paso de Dover, con miles de camiones parados, muchos de ellos españoles. Lo mismo ocurrió al otro lado del Canal de la Mancha, en la entrada de Calais, en el norte de Francia.

La diferencia es destacable, también, si se tiene en cuenta que varios Estados miembros como Países Bajos, Bélgica e Italia anunciaron que detectaron en su territorio infecciones de la nueva cepa, más infecciosa.

“Se han detectado casos -de la cepa que asuela el sur de Inglaterra- en Gibraltar, Dinamarca y Australia”, según portavoz de Downing Street, despacho oficial del primer ministro británico, Boris Johnson. Italia también detectó un caso en las entradas de uno de sus aeropuertos.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, apostó ayer por la coordinación europea para decidir sobre la nueva cepa de coronavirus de Reino Unido, y aseguró que en España “no hay constancia” de que haya presencia de esta mutación, pero eso no quiere decir que no esté.

 

Propagación más rápida

Los Veintisiete pidieron ayer a la Comisión Europea que coordine las medidas que deben tomar respecto a las conexiones con el Reino Unido, que según informa el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), se propaga hasta un 70% más rápido que la cepa inicial.

No obstante, son ya una veintena de países los que apostaron por suspender o limitar los vuelos procedentes del Reino Unido.

Los primeros en tomar la decisión el domingo fueron Países Bajos, Bélgica, Alemania, Italia, Austria y Francia, país que también suspendió el paso en ferry a los camiones de mercancías.

Ante la petición que le hicieron los gobiernos europeos, la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides aseguró, en una entrevista que Bruselas no puede decirles “qué deben hacer, porque es su competencia”, pero recordó que recomendó evitar los viajes.

Asimismo, otros países del mundo también suspendieron las conexiones con el territorio británico.  Argentina, Chile, Perú y Colombia fueron los primeros países latinoamericanos que suspendieron las rutas aéreas con el Reino Unido, dentro de los casi 30 países que adoptaron medidas.

Con todo, ni Brasil ni México, los países más atacados por el Covid-19, tomaron ningún paso al respecto, aunque lo estudian. Mientras, Canadá suspendió por 72 horas la llegada de vuelos procedentes del Reino Unido.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo hoy que no hay ninguna evidencia de que la nueva cepa identificada en el Reino Unido cause una infección más grave.

Asimismo, Johnson convocó ayer una reunión de su comité de emergencias para abordar la situación. No obstante, el primer ministro británico conversó ayer con el presidente francés, Emmanuel Macron, y espera que sea posible desbloquear el paso de mercancías a través del canal de la Mancha “en horas”. 

España y la mayoría de países de UE suspenden vuelos con Londres ante la nueva cepa