El PP acusa a Ferreiro de celebrar el ecuador de su mandato con el uso del coche oficial al que había renunciado

Rosa Gallego mostró ayer, en rueda de prensa, una imagen del vehículo | Patricia g. fraga
|

La jornada de ayer no fue especialmente fácil para el alcalde, Xulio Ferreiro, que se encontró con un nuevo frente con el que capear tras una denuncia pública del grupo municipal del Partido Popular. Este sacó a la luz que el regidor ha recuperado el uso del coche oficial del Ayuntamiento al que había renunciado el Gobierno local porque ese servicio iba en contra de su “ideario político”. Desde el Consistorio también aportaron su versión del asunto.


El viaje del alcalde, Xulio Ferreiro, a una Conferencia de Ciudades del Arco Atlántico vinculada a la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal no le ha salido gratis. Y no porque haya supuesto el gasto de unos fondos –lo más lógico tratándose de un viaje oficial a la localidad lusa de Viana do Castelo– sino porque el Partido Popular no quitó ojo a los movimientos del político de Marea Atlántica. Tras ese encuentro en el país vecino, la portavoz del grupo municipal popular, Rosa Gallego, denunció ayer que se utilizó el coche oficial del Consistorio para realizar este desplazamiento pese a que el regidor se había comprometido a evitar ese tipo de actuaciones cuando llegó al poder.


Gallego criticó duramente a Ferreiro por “celebrar el ecuador de su mandato recuperando el Audi oficial y el chófer, en contra de lo que prometió durante su campaña electoral”.


El principal grupo de la oposición entiende que la decisión del alcalde, que supuestamente se desplazó en un Audi A6 –comprado por el Ejecutivo municipal bipartito en el año 2008 por 65.000 euros– tira por tierra “su ideario político”. También lo hace, según destaca Gallego, con el de su jefe de gabinete y una asesora municipal (ambos también firmantes del manifiesto de la Marea) que viajaban en el mismo turismo para acudir a la cita del Eixo Atlántico.


Alejamiento de la gente
“En el mes de abril de este año, Ferreiro decidió sacar un Audi oficial municipal del garaje donde están desde hace seis años y, conducido por un chófer del Ayuntamiento”, reprochó la portavoz, que incidió en que el Partido Popular “nunca utilizó los coches oficiales” heredados.


Tanto es así que recordó que cuando Carlos Negreira tenía el bastón de mando de la ciudad vendieron en subasta los vehículos, salvo en el caso de dos por los que no hubo ofertas.


Presuntamente, en contraposición a esta actitud, el regidor actual habría incumplido "gravemente su programa alejándose cada vez más de la xente do común, que no usa coche oficial, ni chófer, ni escolta".


El discurso popular no trataba de denunciar tanto algo que podría ser visto como normal como el incumplimiento de la promesa de "renunciar a todos los privilegios asociados al cargo".


“Lo grave no es usar o no estos coches, lo grave es usarlos cuando se ha dicho que no se haría”, espetó Gallego. “Ferreiro no ha necesitado ni medio mandato para recurrir al Audi oficial, al chófer y a los escoltas porque ya se ha acomodado a pisar la alfombra roja”, lamentó, recordando unas palabras del propio representante del Gobierno local en la que reflexionó sobre las administraciones hablando de que se habían “pasado de frenada con los asesores y los coches oficiales”.


El PP aludió al pleno de enero de 2016, en el que le preguntó el número de ocasiones en las que había echado mano de vehículos de alguna funcionaria de Protocolo para desplazarse. En este caso Ferreiro afirmó: “A pregunta fica fora das cuestión que poidan ter interese desde o punto de vista do control da actividade municipal”.


“Es el momento de que aclare esta cuestión, porque si además de usar Audi oficial, también usa o ha usado coches particulares de funcionarios para viajes oficiales, su incongruencia sería máxima, como es que le acompañen funcionarios de protocolo a los partidos del Deportivo o a multitud de eventos, algo poco apropiado para quien presume de xente do común”, insistió el PP.

Un motivo
Ayer sí respondió a la acusación tras la interpelación de este diario. Lo hizo a través del gabinete de comunicación, que indicó que “o compromiso do Goberno local é non usar coches oficiais sen xustificación” y no el no utilizarlos bajo ninguna circunstancia.


“Neste caso estaba xustificado polo feito de que o alcalde levara xa algún susto na carretera despois de conducir el, moitas horas no seu coche, despois de longas xornadas de traballo”, subrayaron en respuesta a las críticas de Rosa Gallego.

El PP acusa a Ferreiro de celebrar el ecuador de su mandato con el uso del coche oficial al que había renunciado