Un problema logístico retrasa a hoy la entrega de las dosis de Pfizer a España

Un operario en la entrega de las dosis de Pfizer a la residencia Los Olmos de Guadalajara | rubén albarrán
|

La farmacéutica Pfizer comunicó ayer al Ministerio de Sanidad un retraso la próxima entrega a España de vacunas contra el Covid-19 prevista para ayer y que finalmente llegará hoy, según el departamento de Salvador Illa.

El “problema logístico menor”, ya resuelto, hizo que ocho países de la Unión Europea experimentaran retrasos en la recepción de los primeros lotes de dosis de Pfizer-BioNtech, indicó un portavoz de la entidad, Dervila Keane.

“Hemos reprogramado un número limitado de nuestras entregas. El asunto logístico se ha resuelto y esas entregas ahora se están enviando. No hay problemas de fabricación que informar”, indicó ayer Keane.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, adelantó ayer que España recibirá hoy un total de 369.525 dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech, que llegarán en cuatro vuelos, que aterrizarán en Madrid, Barcelona, Vitoria y Canarias, desde las que se repartirán al resto de comunidades.

Tras informar que el retraso se debió a “un problema en el proceso de carga y envío relativo al control de temperatura”, Illa aseguró en la Cadena Ser que las dosis debieron salir ayer de la fábrica de Puurs (Bélgica) para estar disponibles hoy “a primera hora en todos los puntos de entrega”.

El suministro, señaló el ministro, “va a quedar ya regularizado” para que cada lunes se puedan ir recibiendo alrededor de 350.000 vacunas hasta alcanzar en las próximas 12 semanas más de 4,3 millones de inyecciones.

Illa insistió en que el reparto por comunidades va a ser equitativo y de acuerdo a la población diana que debe ser inmunizada en primer lugar. “Y vamos a seguir haciéndolo así”, resaltó antes de recordar que España adquirió “muchas más dosis (140 millones) de las que va a necesitar”.

Respecto a si hubo algún imprevisto en el proceso de vacunación que comenzó este domingo, el ministro aseguró que todo funcionó correctamente y “tal y como estaba previsto, se abrió un rayo de esperanza”.

Illa se mostró convencido de que el final de la pandemia se podría producir a finales de verano, cuando esté inmunizado un 70% de la población, pero advirtió de que los meses de enero y febrero aún serán “duros”, por lo que pidió que no se baja la guardia y se mantengan las precauciones.

Sobre la vacuna de Moderna, Illa se mostró confiado en que se apruebe el día de Reyes “para que la mayor parte de las dosis lleguen lo antes posible”. Si bien a España le corresponden ocho millones de dosis de esta vacuna, admitió que no espera que lleguen millones de dosis en el primer trimestre.

Preguntado por las críticas del Gobierno madrileño de Isabel Díaz Ayuso, que cuestionó la equidad en el reparto, el ministro negó este extremo y subrayó que el Ejecutivo seguirá repartiendo las dosis en función a los criterios acordados con las comunidades,.

En esta línea, lamentó que “siempre haya gente que quiera teñir de disputa política un proceso muy técnico y muy sanitario”.

Asimismo, el ministro admitió que a veces parece que hay gente que insiste en “empañar” los pasos que se están dando para combatir el virus.

Por otro lado, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, lamentó ayer que mañana (por hoy) vaya a ser “un día perdido” de vacunación debido al problema de logística y espera “que no haya más retrasos”.

Un problema logístico retrasa a hoy la entrega de las dosis de Pfizer a España