El Depor no se baja de la nube

Deporte Campeón-2019-09-15-016-3132e779
|

Sigue la racha del Depor Abanca, que no pierde un partido oficial desde el 25 de marzo de 2018 y suma ya 31 victorias consecutivas. A las 29 de la pasada temporada –25 en Segunda y cuatro en el ‘playoff’ de ascenso– añade dos más en Primera Iberdrola, la de su debut contra el Espanyol (3-1) y la de ayer en Sevilla ante el Betis. El equipo coruñés durmió líder. No es un sueño.

El Depor se ha quitado las etiquetas de novato y desconocido de un plumazo. Le han bastado 180 minutos para demostrar que ha llegado a la élite para quedarse. En dos partidos televisados ha sacado a relucir todas sus virtudes y también algunos defectos. Pasión, talento, pegada y una insospechada capacidad de sufrimiento caracterizan a este grupo, uno de los más jóvenes e inexpertos de la competición, pero que llama a la revolución. 

Manu Sánchez, técnico blanquiazul, realizó solo dos cambios respecto al estreno en Abegondo. Entraron dos de las nuevas incorporaciones, la central María Méndez y la delantera Athenea. Salieron Nuria –Villegas pasó al lateral izquierdo– y Michelle Romero.

Necesitó poco la internacional cántabra. Dicen sus compañeras que es un terremoto por su capacidad de cambiar el ritmo de los partidos. La semana pasada lo demostró con dos jugadas en las que tiró un caño y provocó un penalti. Ayer solo necesitó dos minutos: recibió en campo propio, arrancó la moto y en tres cuartos levantó la cabeza en busca del espacio. Peke tiró el desmarque adecuado, Athenea le asistió y la delantera vasca definió con serenidad en el mano a mano para hacer el 0-1. 

Con el marcador en contra sacó su orgullo un Betis que la última temporada acabó sexto en la tabla. Ha perdido el rumbo y parte de su identidad con la marcha de la entrenadora María Pry al Levante, pero no la casta y un potencial para encerrar a cualquier rival.

Sullastres, cara y cruz
La presión adelantada puso en problemas al Depor, incapaz de dar tres pases seguidos durante casi media hora. Avisaron Marta Cazalla, con un cabezazo que despejó Sullastres de gran estirada, Szymanowski, que estrelló un balón al palo, y Priscila, en un mano a mano que volvió a salvar la portera del Depor, capaz de lo mejor y lo peor. A los 24 minutos empató por fin el insistente Betis gracias a un rechace en un córner que cazó Ana González.

Sufrieron las blanquiazules sin el balón. Y aún pudo ser peor: Alba, que está en todas partes, despejó un remate de Fedorova sobre la línea y Priscila estrelló en el larguero un dudoso penalti cometido por Iris sobre Rosa Márquez.

Salió vivo el Depor, que regresó de los vestuarios con un lavado de cara. Gaby hizo el 1-2 en una acción marca de la casa: de cabeza tras un córner de Teresa al primer palo. Y Peke firmó el 1-3 en una jugada de tiralíneas con protagonismo de Alba, líder del contragolpe, y Athenea, imparable en la carrera. Solo le faltó el gol a la nueva estrella blanquiazul, pero estuvo cerca con un remate al poste.
Entonces el partido se volvió loco: recortó distancias de nuevo el Betis aprovechando las dudas de Sullastres y recuperó la doble ventaja el equipo coruñés con el segundo tanto de Gaby tras un rechace de Gerard que privó a Peke del tercero. El encuentro parecía finiquitado, pero Abam dio el susto con el 3-4 en otra acción desafortunada de la portera deportivista. Sin tiempo para más, el Depor Abanca no se baja de la  nube.

.


Real Betis: Gerard; Nuria, Marta Cazalla, Ana González, Paula Perea; Szymanowski (Rosa Otermín, min.71), Irene Guerrero, Rosa Márquez (Ana Hernández, min.69), Fedorova (Piemonte, min.54); Bea Parra (Abam, min.54), Priscila.
Deportivo Abanca: Sullastres; Cris, Pecas, Laura, Ville; Iris (Kika, min.88), Alba, Teresa, Gaby; Athenea (Michelle, min.72), Peke (Carlota, min.92).
Goles: 0-1, min.3: Peke. 1-1, min.24: Ana González. 1-2, min.51: Gaby. 1-3, min.56: Peke. 2-3, min.73: Marta Cazalla. 2-4, min.82: Gaby. 3-4, min.94: Abam.
Árbitra: Sánchez Miguel (Barcelona). Mostró tarjeta amarilla a la local Ana González; y a las visitantes Cris, Iris y Alba Merino.

El Depor no se baja de la nube