La presidenta surcoreana visita el lugar del naufragio mientras sigue el rescate

Oficiales de la guardia costera surcoreana participan hoy en la operación de rescate tras el naufragio del ferri Sewolen alta mar. Casi 300 personas, la mayoría estudiantes de bachillerato, permanecen desaparecidas tras naufragar en Corea de
|

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, visitó hoy el lugar donde se produjo el trágico hundimiento del buque Sewol, frente a la costa suroeste del país, mientras continúan las labores de rescate para hallar a los casi 300 desaparecidos.

Acompañada por sus ayudantes cercanos, la jefa de Estado surcoreana acudió en un barco al punto situado a unos 20 kilómetros de la isla suroccidental de Byeongpyung donde ayer se hundió el ferri con 287 pasajeros atrapados en su interior, la mayoría estudiantes de bachillerato.

Por otra parte, el Gobierno anunció que se plantea declarar la cercana localidad de Jindo, donde se congregan los desolados familiares de las víctimas, y sus alrededores como "zona especial de desastres" para garantizar una mejor asistencia a los afectados por la tragedia.

Mientras, más de 500 buzos tratan de penetrar en el barco encallado a 30 metros de profundidad en busca de los desaparecidos, pero las aguas turbias de la zona impiden casi por completo la visibilidad.

De los 475 pasajeros del barco solo pudieron ser rescatados 179 y se ha confirmado el fallecimiento de otras 9 personas, según datos oficiales de Seúl.

La imposibilidad de penetrar en el barco para evacuar personas en las primeras horas tras el hundimiento, unida a la baja temperatura de las aguas y el tiempo transcurrido -más de 24 horas- han reducido al mínimo la posibilidad de hallar más supervivientes.

La mayoría de los pasajeros, 325 en total, eran estudiantes de bachillerato de un instituto de Ansan, en la periferia de Seúl, que partieron en un viaje escolar desde el puerto de Incheon, al oeste de la capital, rumbo a la turística isla de Jeju.

La tragedia del Sewol ha conmocionado a toda Corea del Sur, donde se han cancelado desde sesiones del Parlamento hasta eventos culturales por respeto a las víctimas.

La presidenta surcoreana visita el lugar del naufragio mientras sigue el rescate