La avispa asesina ya sufre el ardor guerrero de Seoane

Oleiros tiene problemas para eliminar las colmenas más altas
|

Trescientos nidos de avispa asesina destruidos en poco menos de 15 días, y más que serían si contase con los medios necesarios, dan idea del ardor guerrero mostrado por el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, para combatir la plaga de la velutina.
El mandatario local declaró recientemente “la guerra” a la especie invasora y anunciaba que destinaría la partida económica que la Diputación abona al grupo provincial de Alternativa dos Veciños para adquirir el “arsenal” necesario.
Las cifras que ofrece el propio Ayuntamiento oleirense parecen mostrar que se están alcanzando los “objetivos militares”.
“Que podrían ser todavía más si contáramos con los medios precisos para acceder a aquellos nidos que se encuentran por encima de los 25 metros de altura”, apunta Seoane, que admite que ha recibido quejas de los vecinos porque no se destruyen todas las colmenas.
“No existe dejación de funciones, pero no disponemos de los medios para alcanzar los nidos que se encuentran muy altos, como los que hay en la calle del Polvorín, en Perillo, o en la urbanización de Os Regos”, insiste el regidor.
Según fuentes municipales, para aquellas colmenas ubicadas por encimar de los 20 metros, los medios con los que se cuenta no son apropiados “y la Xunta continúa sin preocuparse por esta cuestión”.

Bajada de temperaturas 
El Gobierno local, con el asesoramiento de expertos locales, está estudiando nuevos métodos para aplicarlos en la eliminación de colmenas en los próximos días.
García Seoane confía también en que ayude la meteorología. Según él, la bajada térmica que tendrá lugar en los próximos días podría ser aprovechada para “lanzar otra ofensiva” porque las avispas no soportarían el frío fuera de las colmenas.

La avispa asesina ya sufre el ardor guerrero de Seoane