El PSdeG proclama un socialismo sin complejos tras la “condena indefinida” que sufrió el partido

GRA062. LUGO, 02/08/2014.- El secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, durante una entrevista con Efe en la que afirma que confía en unas siglas sin complejos y en un partido que parecía estar pagando "un
|

El secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, quien al igual que otros barones como Tomás Gómez o Emiliano García-Page ocupa un puesto de vocal en la ejecutiva del líder del PSOE, Pedro Sánchez, confía en unas siglas sin complejos y en un partido que parecía estar pagando “una condena sin definir”.
El líder de los socialistas gallegos asume la responsabilidad que para esta generación supone el hecho de sacar adelante a esta organización política, pero confiesa que a ello ayuda “detectar” en la sociedad de este país “muchísima ilusión por el proyecto”.
“Una auténtica oleada de solidaridad”, resume, y no le extraña, ya que interpreta que la ciudadanía no puede olvidar que fue el PSOE el partido que articuló la solidaridad en España, y ha de ser el que vuelva a hacerlo, porque “desde luego, no vamos a permitirle al PP más años para inflar otras burbujas” como en la época de José María Aznar.
Besteiro está convencido de que calará la idea de que el PSOE es la única opción que representa el interés público de la mayoría que está siendo maltratada por las políticas de la derecha.
Eso es lo que toca decidir, y los españoles van a encontrar un partido “mucho más abierto, más resolutivo, sin complejos, y eso será bueno” para todos.

contradicciones
Ante la posibilidad de un gran frente de izquierdas, se le abre una contradicción, por la paradoja de un PP que esquiva el debate interno y “otras opciones”, –en una alusión a Podemos aunque sin cita expresa–, que niegan que se quieran convertir en partidos políticos pero activan campañas de afiliación.
Frente a este escenario, está el PSOE, unas filas donde “ya no hay complejos” y una fuerza política que estará a la altura de las circunstancias y que será de nuevo el “referente” de las políticas progresistas de este país, porque “va camino de convertirse en una alternativa creíble”.
En este momento, apunta, se vive un “momento de crisis”, también territorial, la cual es obra de “dos partidos que se parecen demasiado, el PP y CiU, que tienen problemas de corrupción” y que prefieren “camuflar su incapacidad” bajo la lucha soberanista, lo que no deja de resultar “decepcionante”.
De la renuncia del expresidente catalán Jordi Pujol a todos sus cargos honoríficos y prerrogativas tras confesar hace una semana que mantuvo durante 34 años cuentas en el extranjero, Gómez Besteiro recuerda que “ahora que se habla con tanta frecuencia de la justicia fiscal, ésta tiene que hacerse con las personas”.
Gómez Besteiro arremete con dureza contra dos partidos que tienen responsabilidades de gobierno, PP y CiU, y se enzarzan en una batalla que permite “camuflar” las cuestiones que afectan a unos y a otros.
Vista esta estampa, anima a incrementar ese respaldo al PSOE y garantiza en el caso concreto de Galicia que en esta etapa que se abre “se ganará peso” porque los problemas de los gallegos formarán parte de la agenda.
“Esta ejecutiva será sensible a los problemas” y capaz de asumir los retos, sean los que sean.

críticas
Y en cambio el PP únicamente “acierta cuando rectifica”, y para justificar esta argumentación se refiere al cambio en la reforma judicial anunciado por el ministro del ramo, Alberto Ruiz-Gallardón, este jueves en Santiago, cuando dijo que las principales ciudades de Galicia tendrían tribunales de instancia propios.
No obstante, no confía en los populares, que trabajan para una “administración de justicia más lejana, más cara y, por tanto, de menos justicia”, de modo que hay que estar en alerta para que con esa ley “en la trastienda” no se intente una vez más “abusar de la mayoría absoluta”.
Por último, de la larga huelga en el servicio de recogida de basura en Lugo, entiende que el problema ya no está enquistado y apela a que el conflicto se resuelva ya.

El PSdeG proclama un socialismo sin complejos tras la “condena indefinida” que sufrió el partido