El equipo ofreció el ascenso a la Virgen del Rosario

|

A Coruña es una ciudad “un poco más feliz” después de que el Deportivo consiguiera devolverla a Primera División. Así se lo dijo el párroco de la iglesia de Santo Domingo a la directiva, el cuerpo técnico y los jugadores del conjunto blanquiazul en el acto de la tarde de ayer en el templo de la Ciudad Viaja.

Los deportivistas llegaron a la Ciudad Vieja después de haber acudido a la oficina principal de Novagalicia Banco.

A las 20.30 horas, ya era imposible acceder a la iglesia de los dominicos.

Allí, en un emotivo acto, como el de hace dos años, los blanquiazules ofrecieron a la patrona de la ciudad, la Virgen del Rosario, la consecución del ascenso, un objetivo que lograron después de una temporada de enorme trabajo, en la que la fe movió al equipo partido a partido hacia un objetivo que parecía imposible hace un año, cuando había perdido la categoría en la última jornada del campeonato ante la Real Sociedad.

A la Virgen del Rosario, los deportivistas le pidieron su intercesión para poder continuar la carrera ascendente que se inició con el retorno a Primera División logrado el sábado gracias al triunfo en el enfrentamiento contra el Jaén.

>nuevos retos

El objetivo no es únicamente permanecer en la élite del fútbol español y no volver a caer, sino también pensar en alcanzar cotas mayores.

Los blanquiazules son ambiciosos y prometen retos más altos, pero siempre desde la humildad, el trabajo y la fe. El camino para conseguirlos.

El equipo ofreció el ascenso a la Virgen del Rosario