Tres puntos de inflexión

12 diciembre 2014 Entrenamiento del Deportivo en Abegondo

Duelo por todo lo bajo. Penúltimo recibe a último. Con la temporada ya avanzada no existe margen de error, por lo que el Deportivo no puede permitirse un nuevo tropiezo. Dos triunfos en catorce encuentros se antojan un balance muy pobre para una escuadra que aspira a mantener la categoría.
La continuidad de Víctor Fernández pasa por doblegar a un Elche que, al igual que el Depor, suma diez puntos en la clasificación. Las probaturas y anhelos de practicar un juego atractivo del pasado reciente han quedado en un segundo plano para el preparador deportivista, que si no es capaz de sumar tres puntos hoy podría ir haciendo las maletas.
Tras haber sido injustamente doblegado por el Málaga el pasado fin de semana, la dictadura de los resultados manda más que nunca en el vestuario coruñés y el técnico debe ingeniárselas para imponerse a un rival de la zona baja. Víctor Fernández optará por dejar aparcada la línea de cinco defensas y encarar el partido con mayor presencia en la medular, con un dibujo táctico 4-4-2 en el que Toché y Fariña serán las mayores novedades.
El murciano ha realizado méritos para salir de inicio en punta, ya sea en compañía de Hélder Postiga o de Cavaleiro, mientras que el argentino ofrece al equipo numerosas alternativas tácticas en los metros finales. El resto de la formación estará integrado por Fabricio bajo palos, con una defensa de cuatro hombres en la que Lopo y Sidnei guarnecerán el eje de una zaga de perfil ofensivo, con los siempre verticales Juanfran y Luisinho aportando veneno en las alas.
El doble pivote le corresponderá a Wilk, en un gran estado de forma, y a Medunjanin; el bosnio tiene ante sí la oportunidad de acallar las críticas que está recibiendo por su falta de carácter. Los costados serán, a priori, para José Rodríguez  y Fariña, aunque la inclusión de Postiga en la delantera podría hacer bascular a Cavaleiro hacia la banda izquierda. Sea como fuere, el Deportivo tiene la obligación de regresar al triunfo después de seis jornadas. El último triunfo blanquiazul se remonta al 19 de octubre, choque en el que el Valencia cayó con justicia por 3-0, en un recital de fútbol a cargo de un conjunto unido, solidario y comprometido.
El encuentro estará marcado por los incidentes acaecidos el 30 de noviembre en los aledaños del Calderón. Desde aquella trágica mañana, el Consejo de Administración blanquiazul tomó la medida de clausurar por dos partidos la grada de Maratón Inferior, donde normalmente se ubican los Riazor Blues, a los que pertenecía el fallecido.
Esta noche, el graderío de General volverá a estar ocupado por adeptos herculinos, aunque como medida de protesta el espacio que normalmente ocupan los Blues’se quedará vacío los 90 minutos. Además, el público respetará un simbólico minuto de silencio en el minuto 30, en recuerdo deJimmy.
La parroquia de Riazor, como no podía ser de otra manera, empujará al máximo a su equipo para la conquista de tres puntos fundamentales para la supervivencia en Primera; tal y como reflejó el entrenador visitante en la previa, Fran Escribá, el comportamiento del respetable coruñés siempre ha sido y seguirá siendo exquisito.

Tres puntos de inflexión

Te puede interesar