Reportaje | Cuando se elimina el mensaje publicitario queda el arte

|

Desmontar lo que ya existe para crear algo totalmente nuevo. Este es el proceso de deconstrucción por el que se ha dejado llevar la artista barcelonesa Regina Giménez, arrastrada por el impacto que le produjo la publicidad incluida en las páginas del número de octubre de 1954 de la revista “L’architecture d’aujourd’hui”.
“Unos amigos que trabajan en París me regalaron esta revista pensando que me resultarían interesantes los artículos que contiene sobre arquitectura.  En ella se habla de Le Corbusier y otros grandes, pero a mi me llamó la atención la publicidad”, confesó ayer Regina justo antes de la presentación del trabajo obtenido tras el proceso de abstracción, y que ya puede visitarse en la Galería Vilaseco, ubicada en el número 5 de la calle Padre Feijóo, donde permancerá hasta el 28 de julio.
Las obras que cuelgan de las paredes de la sala Vilaseco son el resultado de eliminar el mensaje comercial de la obra publicitaria y reinterpretar los elementos gráficos creados por los maquetadores de 1954, que en su momento no gozaban del reconocimiento artístico que tienen hoy en día los diseñadores gráficos.

Obra autónoma
Regina ha conseguido crear una obra personal, autónoma,  que nada tiene que ver con los materiales de construcción de la época a los que hacía referencia la publicación original, invitando a todo aquel que los contempla a reflexionar sobre el carácter efímero de la publicidad y su trasfondo artístico. 
De esta forma lo que en un principio era un mero catálogo que recopilaba anuncios ahora se ha descompuesto en piezas única, cuadros e incluso ha inspirado el diseño de una alfombra que se incluye en la exposición de la Vilaseco.
En la inauguración de la muestra estuvo presente la arquitecta Naiara Montero, que junto a la artista charlaron sobre arte, diseño y arquitectura e introdujeron la exposición titulada, L’architecture d’aujourd’hui. l

Reportaje | Cuando se elimina el mensaje publicitario queda el arte