El comercio revela su preocupación por la falta de fluidez en las ventas navideñas

Algunos comercios incluso ofrecen descuentos para animar a los compradores pedro puig
|

A escasos días de la celebración de Navidad la campaña de ventas del comercio no termina de arrancar o, al menos, no lo hace a los niveles esperados por el sector. Los representantes de las distintas zonas de más afluencia reconocen que esperaban un mayor tirón de las fiestas para incrementar el consumo y confían ahora en que el cobro de las pagas extra puedan mejorar los ratios.
Si cada Navidad se habla del gasto medio por español, este año los comerciantes coruñeses confiaban en que los vecinos incrementasen un poco el dinero destinado a regalos o al menos lo mantuvieran pero, hasta estos días, la situación no estaba resultando como se había augurado. “Está siendo una campaña muy lenta, va demasiado pausada para lo que esperábamos que fuera”, afirma el presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor.
El representante recalca que, pese a que de puertas para afuera se vea mucho movimiento de gente por la zona centro, dentro de los comercios no se llegan a plasmar todas las transacciones deseadas. “Una cosa es que haya ambiente y otra cosa es que la gente compre porque tampoco hay un ambiente muy navideño en la ciudad”, insiste.
Confía en que estos días remonten las ventas pero, en esta ocasión, señala al tiempo como una desventaja contra la que hay que luchar. Las jornadas de temperatura agradable que ha habido hasta el momento han animado más a dedicarse “a la terracita y al tapeo” que a adquirir los regalos. En la calle Barcelona, su homólogo José Manuel Castro coincide en culpar al tiempo que hace que la gente se despiste y no acabe de ser consciente de que estamos en Navidad y también en invierno para buscar textil de esta época.
Castro destaca que, al menos, “no se nota que hayamos ido hacia atrás y eso ya es positivo” en cuanto a ingresos.
De lo poco que se mueve en las tiendas comenta que “la estrella es la electrónica”, aunque el calzado y el textil también son regalos habituales.
En Distrito Picasso –la tercera zona comercial de la ciudad por excelencia– la presidenta de los empresarios, Belén Chaver, sostiene que en el entorno “se está vendiendo algo más”. Quizá parte de esos beneficios se lo deben a la campaña “Atrapa la paloma” orquestada desde la asociación para fomentar una ruta artística de escaparates.
“La gente se está moviendo por la zona que es lo que tratábamos de conseguir con esta idea”, incide.
Por su parte, la presidenta de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), Mariló Fernández, reconoce que se está detectando poco movimiento y que una de las grandes esperanzas es la paga extra porque “mucha gente espera a ella para comprar”. Hay quien incluso atrasa las adquisiciones hasta ver los resultados en la lotería.

El comercio revela su preocupación por la falta de fluidez en las ventas navideñas