La Marea inicia la peatonalización de la Ciudad Vieja sin adecuar la señalización

|

El Ayuntamiento había asegurado la semana pasada que para ayer, día en el que se culminó la peatonalización de la Ciudad Vieja empezada hace años, solo quedaría la instalación de las señales verticales. Sin embargo, este cambio en la movilidad del casco histórico se inició con los operarios en plenas tareas de pintado de plazas de aparcamiento y nuevas marcas viarias mientras la Policía Local se dedicaba a informar a los conductores. Tanto los vecinos como los comerciantes detectaron cuestiones mejorables y afirmaron que muchos residentes seguían con sus vehículos estacionados en las calles interiores, ajenos a la norma.
A nivel de atascos la última fase del proceso de peatonalización implantada ayer no generó demasiado caos, pero lo cierto es que sí hubo una gran confusión entre las personas que pasaban con sus vehículos por Maestranza y la avenida del Metrosidero, donde empleados enviados por el Gobierno local todavía empezaron a modificar la señalización sobre la calzada el mismo día en el que la circulación en el entorno cambió por completo.
Por ejemplo, mientras dos patrullas de la Policía Local trataban de razonar con conductores afectados por el cambio junto a las plazas de aparcamiento entre el Rectorado y la Hípica, los empleados creaban áreas de cebreado, medían las distancias entre los espacios de estacionamiento y remataban algunas marcas amarillas para reservar espacio para la carga y descarga. Esa sensación de obras y provisionalidad despistó a la mayoría.
Ahora toda la calle que pasa por delante del Abente y Lago es de sentido único hacia la antigua Comandancia de Obras, pero pocos de los usuarios del hospital eran conscientes de que las plazas de la Maestranza son ya exclusivas para residentes y mantenían la doble fila para tratar de dejar el coche sin tener que pagar un aparcamiento privado. En el interior de la Ciudad Vieja durante toda la mañana se vieron vehículos en Nuestra Señora del Rosario, Damas, la plazuela de los Ángeles o la plaza pegada a Capitanía, por ejemplo, aunque ya estaba totalmente prohibido.
Pese a esos errores, el alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró que el proceso “está indo bastante ben” y destacó que aquellos vecinos afectados estaban siendo informados de que tenían que retirar sus turismos cuanto antes: “Había algúns coches aparcados a primeira hora da mañá. “Como día de adaptación hai que intentar que vaiamos pola vía amigable e non recurrir ás sancións no primeiro día”, reconoció, aunque avisó de que la permisividad durará pocas jornadas.
El regidor también incidió en que el trabajo no acaba aquí sino que “temos que seguir para que a medida vaia acompañada de que cada vez máis o noso centro histórico cobre maior vida”.
Área restringida
Por su parte, el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja, Adolfo López, afirmó que el proceso irá “para varios días” y que hay ciertos espacios de adecuación complicada, como puede ser en la entrada de la Hípica.
Su homólogo en la asociación vecinal, Pedro Fernández Roque, reconoció que falta rodaje para que todos los residentes retiren sus coches. Lo que más molestó fue que no se cumpliese un supuesto compromiso alcanzado con el Consistorio según el cual la circulación por Maestranza “tenía que haber quedado restringida a los autorizados”.
Desde el punto de vista del representante, no tiene lógica que conductores ajenos al barrio pasen por allí porque “no conduce a ningún lado” y con que tuviesen acceso a las plazas del Metrosidero sería suficiente. l

La Marea inicia la peatonalización de la Ciudad Vieja sin adecuar la señalización