Negreira reparte entre sus fichajes las principales áreas de gestión municipal

|

El Ideal Gallego-2011-06-14-003-8990b640

  lorena fernández > a coruña

 El nuevo gobierno local ya tiene nombres propios. Aunque ya se conocían los concejales que componían el ejecutivo, el alcalde, Carlos Negreira, desveló ayer sus cargos, asociados al organigrama presentado un día antes y que reducía de nueve a cinco las áreas de gestión. De todas ellas, cuatro recaerán sobre caras nuevas, mientras que la última será para Julio Flores, que se convierte en el número dos del regidor, al asumir la primera tenencia de alcaldía, la portavocía del Ayuntamiento y la responsabilidad del área de Seguridad y Movilidad. En este último departamento, contará con Begoña Freire como concejala de Tráfico, Transportes y Uso de Dominio Público.
La segunda tenencia de alcaldía será para Rosa Gallego, antigua jefa territorial de Vivenda en la Xunta, quien además de asumir la delegación de firma genérica tendrá bajo su control el gabinete de Hacienda y Administración Pública. Roberto Coira, por su parte, será concejal de Economía, Hacienda, Concesiones y Contratos.

Servicios Sociales > Será otro fichaje de los populares en las pasadas municipales, Ana Fernández, la que dirija la tercera gran área, que englobará Servicios Sociales, Cultura, Deportes y Educación. En su equipo contará con los ediles Miguel Lorenzo y Francisco Mourelo, que se encargarán de Servicios Sociales, por una parte, y de Educación, Deportes y Juventud, por otra.
El arquitecto Martín Fernández se ocupará del ámbito que engloba Medio Ambiente, Infraestructuras y Territorio. Enrique Salvador, que cerraba la candidatura de los conservadores en los pasados comicios, será concejal de Medio Ambiente y Sanidad. Cierra el listado María Luisa Cid, que será la responsable de Empleo y Empresa, de la que, además, depende Turismo, Comercio, Puerto, Mercados y Consumo.
Tras la presentación de su equipo, el regidor reiteró que el organigrama establecido responde a su compromiso electoral de aplicar la austeridad en la administración municipal. Por el momento, se desconoce cuál será el ahorro de esta nueva organización respecto a la del bipartito en el anterior mandato. A lo largo de esta semana, el ejecutivo celebrará su primera junta de gobierno en la que se determinarán los costes, si bien Negreira adelantó que se trata de un ejecutivo local “bastante más austero que el anterior”.
En esa reunión también se solucionarán otros flecos en materia de organización, aclarando cuántas dedicaciones exclusivas se establecerán, un asunto que se comprometió a tratar con el resto de grupos con representación en la corporación. Habrá también que definir la plantilla de personal eventual y los directores de departamento.
Sin embargo, “en lo fundamental”, indicó la pasada jornada el primer edil, se mantendrá la estructura actual, con la celebración de los plenos ordinarios el primer lunes de cada mes.

Reacciones > Las reacciones al modelo presentado por el PP no se hicieron esperar ayer desde los partidos de la oposición. Por parte de los socialistas, su portavoz, Mar Barcón, comparó la estructura de la administración local con la implantada por Alberto Núñez Feijóo a su llegada a la Xunta, por lo que dijo esperar que “no se paralice el funcionamiento de la administración como ya ocurrió con el sistema de ‘superdelegados’”. Añade que, para el PSOE, genera cierta “intranquilidad” comprobar cómo funcionará el área de Bienestar, que concentra numerosas concejalías, ya que “exige una gestión ágil y muy dinámica para ser efectiva y dar respuesta a las demandas y necesidades de servicios planteados por los ciudadanos”.
El BNG, por su parte, critica las nuevas áreas, al entender que no suponen una “verdadeira racionalización”. Al igual que los socialistas, el nacionalista Xosé Manuel Carril establece un paralelismo con el Ejecutivo autonómico, del que, ironiza, “xa coñecemos a súa eficacia e axilidade administrativa”. Lamenta, asimismo, la supresión de las concejalías de Igualdad, Normalización Lingüística y Rehabilitación, que en el anterior mandato ostentaban representantes de su formación.
Por último, el concejal de Esquerda Unida, César Santiso, ve con buenos ojos la reducción de áreas aplicada por los populares, aunque echa de menos, según indicó, que no exista una Concejalía de Igualdad.


 

Negreira reparte entre sus fichajes las principales áreas de gestión municipal