La Fiscalía rechaza la “teoría de la conspiración” que denuncia la defensa de Rosario Porto

QUINTANA. TSXG. APELACiÓN EN EL CASO ASUNTA DEL MATRIMONIO BASTERRA
|

La Fiscalía rechazó la “teoría de la conspiración” en la que, en su opinión, se basó la defensa de Rosario Porto para pedir la absolución de su clienta y que se revoque la sentencia que la condenó –a ella y a su exmarido, Alfonso Basterra–, a 18 años de prisión por el asesinato de su hija, Asunta.
En su alegato de respuesta a las tesis defendidas por el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, el fiscal José Ramón Piñol, de la Fiscalía Superior de Galicia, se preguntó por qué “todo el mundo querría construir una tesis insostenible”, dijo en respuesta al argumento de la defensa de Porto.
Frente a la tesis de que se determinó primero la culpabilidad de los padres de Asunta y luego “se buscaron los elementos que pudieron sustentarla”, según dijo Gutiérrez Aranguren, la Fiscalía recordó las “contradicciones” de Porto en sus declaraciones.
Aunque admitió que no hay “un indicio directo único” contra ella, recalcó que hay que apuntar a “pequeños indicios”, entre los que citó la “extrañeza” que produce que los padres de Asunta fuesen captados “por unas cámaras y no por otras”.
También apuntó a los testimonios de profesores sobre el estado en el que acudió, en alguna ocasión, la menor a clase, en alusión a episodios de sedación que la sentencia considera probado.

especulaciones
El letrado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez rechazó pues la existencia de “prueba de cargo” contra su clienta para pedir su absolución frente a la sentencia que la condenó a 18 años de prisión por el asesinato de su hija. Así, argumentó que se la condenó en base a “especulaciones” y una “idea preconcebida”.
“Primero se determinó la culpabilidad y luego se buscaron los elementos que pudieran sustentarla”, expuso en la vista de apelación ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en la que los progenitores de la menor siguen atentos la exposición del letrado y, en algunos momentos, con la cabeza cabizbaja.
El abogado, que alegó vulneración de la presunción de inocencia, centra su argumentación en cuestionar la investigación, algunos de los testimonios aportados en el juicio y el veredicto del jurado. Así, señaló que en la investigación y también en la autopsia “se especuló” con la hora de la muerte de la menor “para encauzarla a un horario determinado”.
También tildó de “especulación gratuita” argumentos como que la madre de Asunta trató de deshacerse en su casa de Teo –a la que acudió con la Guardia Civil– de las cuerdas con las que se habría atado a la menor y de “manipulación torticera” el informe sobre el uso del móvil de Porto el día en que apareció el cuerpo de la menor, el 22 de septiembre de 2013.

sin motivo para revocar
Por su parte, el abogado de la Asociación Clara Campoamor, Ricardo Pérez Lama, que ejerció la acusación popular, manifestó que no ve “motivo real” para revocar la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de A Coruña que condenó a los padres de la menor por asesinato con la agravante de parentesco.
A su llegada al TSXG, en compañía de la también abogada de esta asociación Rocío Beceiro, Pérez Lama indicó que venía con la intención de “escuchar” los argumentos de las defensas.
No obstante, calificó de “acertada” la sentencia de la sección sexta. “Ninguna circunstancia que alegan es atendible. Ambos son culpables”, dijo en relación al fallo apelado.
Antes que los abogados, –excepto la letrada de Alfonso Basterra, Belén Hospido, que fue la primera en llegar–, entraron en alto tribunal gallego los dos condenados por la muerte de su hija.
Porto y Basterra llegaron por la parte posterior de la entrada principal del TSXG en coches policiales. Ella entró primero, vestida de negro, y él lo hizo a continuación. n

La Fiscalía rechaza la “teoría de la conspiración” que denuncia la defensa de Rosario Porto