Los contribuyentes ya no tendrán que costear la quiebra de las entidades financieras

STR012 ESTRASBURGO (FRANCIA) 15/04/2014.- Eurodiputados votan durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo (PE), en Estrasburgo (Francia) hoy, martes 15 de abril de 2014. El pleno del Parlamento Europeo dio hoy luz verde al mecanismo &uacut
|

El Parlamento Europeo (PE) dio ayer luz verde a tres normativas con las que se pretende avanzar en la construcción de la unión bancaria, apurando el último pleno de esta legislatura.
Los eurodiputados dieron luz verde al mecanismo único de resolución bancaria, que incluye un fondo común de 55.000 millones de euros para el cierre de las entidades en quiebra, con el objetivo de que el contribuyente no pague la factura de la crisis bancaria.
El fondo común se nutrirá de las contribuciones de los propios bancos, que tendrán un plazo de hasta ocho años para hacer realidad la aportación.
Además, aprobaron la reforma de la directiva de garantía de depósitos, que obligará a los bancos a financiar los fondos nacionales de garantía de depósitos de hasta 100.000 euros.
Esta reforma se aceleró tras el rescate a Chipre, en el que hubo un intento de no dar cobertura a los pequeños depositantes por parte del Eurogrupo.
Los ahorradores recibirán por parte de las entidades su depósito de hasta 100.000 euros en un plazo máximo de siete días laborables.
Igualmente, la Eurocámara avaló la directiva de rescate y resolución, que incluye la creación de fondos nacionales de liquidación bancaria financiados a través de tasas bancarias.
Esta última norma prevé que sean los accionistas y acreedores los primeros en dar un paso al frente para asumir las pérdidas si una entidad tiene problemas.
Por otro lado, el PE aprobó una legislación para facilitar la apertura de cuentas bancarias a cualquier persona que tenga permiso de residencia legal en la UE, tenga o no tenga dirección fija.
También aprobó la obligatoriedad de las etiquetas que indican el país de origen del producto, conocidas como “made in”.

Los contribuyentes ya no tendrán que costear la quiebra de las entidades financieras