SADA-La inocencia de los niños muestra el camino

Algunos de los niños participantes repasan el orden del día que, minutos después, marcaría el desarrollo del pleno
|

El Día de la Constitución es desde hace unos años el día del pleno infantil en Sada. La fecha en la que los alumnos de Primaria se convierten en concejales, alcaldes, interventores o secretarios. En las personas que deciden el devenir del Ayuntamiento.
Y en cierta medida –aunque el acto se desarrolle en un marco festivo, ameno y con la intención de pasar un rato divertido– es así. Porque el pleno infantil tiene un orden del día con unos puntos cuyo resultado en las votaciones se seguirá posteriormente al pie de la letra.
En este caso, se tomaron decisiones sobre algunas de las actividades que se realizarán en el período navideño e incluso sobre el promocionado tramo del Camino de Santiago a su paso por la localidad.
Lo bueno de esto es la unanimidad. Seguramente sea lo único en lo que los niños se ponen de acuerdo tan rápido. Es como si se invirtiera la tendencia. Con los políticos, fuera de sus puestos en el salón de sesiones, todo es buen rollo, risas y compadreos. Se sientan, y comienza el cruce de discusiones y, lamentablemente en muchos casos, de descalificaciones.
Con los niños es al contrario. Fuera de allí, pequeñas peleas en el patio, que si la pelota es mía, que si he llegado yo antes al columpio... Pero es coger el micrófono y todo es armonía. Así, ayer el pleno fue una balsa de aceite. Se acordó la suelta de unas lámparas luminosas voladoras el próximo día 20 para anunciar las fiestas navideñas. Y se acordó así porque, como señaló uno de los pequeños concejales, “es más barato que los fuegos artificiales”, lo que provocó las risas del personal. Además, habrá un concurso de postales de Navidad en los colegios “para que puedan expresar su creatividad”, apuntó otro de los niños en su papel de edil de la corporación.
Y, como muestra del necesario envejecimiento activo, la inauguración del tramo del Camino de Santiago Sada-Betanzos será con una caminata “para que los señores se muevan un poco”.
El alcalde, el de verdad, Ernesto Anido, miraba con envidia la manera en que se resolvía cada punto, la rapidez con que se evidenciaba el acuerdo de todos los participantes. “Esto es una maravilla”, decía el regidor, en un momento en que se habla de dudas entre su partido y sus socios de gobierno. Ayer, al menos, la inocencia de los pequeños mostró el camino a los mayores.

SADA-La inocencia de los niños muestra el camino