En Marea anuncia acciones jurídicas para obtener el grupo que le niega “una cacicada”

El Ideal Gallego-2016-01-19-029-567970d4_1
|

La diputada de En Marea en el Congreso, Yolanda Díaz, calificó de “auténtica cacicada” impedir que En Marea tenga grupo propio en esta Cámara, al tiempo que ha advertido de que no renunciarán a esta posibilidad.
A preguntas de los periodistas, coincidiendo con su presencia en un acto de Salvamento Marítimo, junto a la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, Yolanda Díaz reiteró que En Marea “reúne todos y cada uno de los requisitos que establece el reglamento de la Cámara”.
Por ello, indicó que son “razones políticas” las que les impiden conformar grupo propio. “Tras un pacto en la mesa de PP, PSOE y Ciudadanos”, ha apostillado.
A pesar de que ayer terminaba el plazo, avanzó que seguirán su “hoja de ruta”. Para ello, confirmó que emprenderán “todo tipo de acciones jurídicas y sociales para exigir el cumplimiento” de lo que calificó como “sus derechos”.
Al respecto, aseguró que, en las negociaciones con el PSOE, se les ofreció otorgarles más recursos económicos y derivarlos al grupo mixto. Sin embargo, dijo que su objetivo no es obtener más recursos, sino “iniciativa política, visualización y defender al pueblo gallego”.
En idénticos términos, se manifestó el diputado de En Marea Miguel Anxo Fernán Vello, quien manifestó que el Ministerio del Interior “reconoció a En Marea como entidad política propia en los resultados electorales y la propia Casa Real la recibe como organización política”, dijo como argumentos para la defensa de un grupo propio.
También indicó que “la negación política” de que En Marea tenga grupo propio le hace “daño a la pretendida marca democrática España”. “No se entendería que más de 400.000 ciudadanos gallegos queden fuera de una representación como corresponde, como es de derecho y como indica el sentido común”, añadió.

Noriega
Por su parte, en Santiago, el regidor compostelano, Martiño Noriega, manifestó que la “reivindicación del grupo propio sigue encima de la mesa”, y admitió que “en la adversidad de las condiciones, se está trabajando en formas alternativas”.
“Pero la verdad es que siempre defendí que la solución es que en el caso de que no se dé en marea grupo propio, tiene que partir del propio grupo, como está siendo, y de las conversaciones que se tienen allí, tanto de Podemos como de los espacios de confluencia”, sentenció.
En otro orden de cosas, ayer la diputada de En Marea evitó  pronunciarse sobre si podría ser la cabeza de lista en las elecciones autonómicas gallegas.
Por su parte, el PSOE se mostró ayer dispuesto a “favorecer” la posibilidad de que los grupos y formaciones políticas tengan “voz propia y diferenciada en el Parlamento”, como, asegura, ha hecho “siempre”, pero insiste en que su “límite” seguirá siendo “el respeto a las leyes, que en las Cámaras son sus reglamentos”.
Así lo aseguró el partido de Pedro Sánchez en un comunicado, en el que se muestra dispuesto a “hablar de fórmulas” que permitan la constitución de grupos parlamentarios, siempre que se respete el reglamento de la Cámara y los antecedentes parlamentarios.
Por eso, rechaza “la propuesta de Podemos y de alguna de sus confluencias” sobre la cesión de diputados del PSOE para constituir grupos parlamentarios diferenciados, porque cree que “el problema” del partido de Pablo Iglesias “no se solventa con la cesión de diputados de otros grupos, porque ello no subsana el cumplimiento del artículo 23.2 del reglamento del Congreso”.
Así lo señala el PSOE después de que ayer la líder de Compromís, Mónica Oltra, pidiese al PSOE un diputado para que las alianzas de Podemos puedan formar grupo propio. Después la también vicepresidenta de la Generalitat dijo que, con este plantamiento quiso hacer “más que una propuesta, un intento de desenmascarar que el tema de la legalidad es una excusa para perpetrar un atropello”.
Fuentes socialistas dejaron claro, de todos modos, que el PSOE no apoyará de ninguna manera que Podemos y las candidaturas de confluencia formen cuatro grupos diferenciados, ni que se dividan en dos grupos ni que haya cesión de diputados.
De esta manera, la opción que les quedaría a Podemos y las confluencias –y que los socialistas sí podrían ver con buenos ojos– sería organizarse en su grupo propio como una “confederación”, como hizo IU con ERC e ICV en La Izquierda Plural.

En Marea anuncia acciones jurídicas para obtener el grupo que le niega “una cacicada”