Los Mossos cargan contra los radicales que rodearon el Parlament tras la manifestación

Un grupo de manifestantes trata de acceder al Parlament, que protegen los Mossos | alex cubero (efe)
|

Los Mossos realizaron varias cargas para dispersar a centenares de personas que se habían concentrado tanto ante el Parlamento catalán como frente a la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Barcelona.
Los agentes de los Mossos cargaron primero contra las centenares de personas que se habían concentrado frente a la Jefatura de la Policía Nacional, y después contra las que se manifestaban ante el Parlamento.
Utilizando material antidisturbios, los Mossos lograron dispersar a los concentrados, que mantenían un largo forcejeo con los agentes que custodiaban tanto la Jefatura Superior de la Policía Nacional, en la Via Laietana, como la sede de la cámara catalana, en el parque de la Ciutadella.
Los Mossos avisaron varias veces a los concentrados de que cargarían de forma inminente si no se disolvían y seguían lanzando objetos contra las sedes de la Jefatura y del Parlamento y contra los propios agentes que la custodiaban.
Al término de la manifestación convocada esta tarde por la ANC en Barcelona con motivo del primer aniversario del referéndum del 1-O, centenares de personas se concentraron tanto frente la Jefatura Superior de la Policía Nacional como frente a la 
Cámara catalana.

Quitar las vallas
En la concentración de la Via Laietana, lanzaron objetos y pintura contra los Mossos que custodiaban el edificio, mientras que en la del Parlamento trataron de quitar las vallas de protección y acceder a la Cámara, aunque no lo consiguieron a causa de la rápida actuación policial. 
Los manifestantes derribaron algunas vallas y las lanzaron contra los agentes, a los que también arrojaron pintura, palos de banderas y botellas de agua, e incluso se enfrentaron físicamente a los voluntarios de la ANC y de otras entidades organizadoras de la movilización, que trataban de aplacar los ánimos y evitar que rompieran el cordón policial.
Este grupo de manifestantes fue ganando posiciones al tirar al suelo las vallas, por lo que los Mossos tuvieron que fijar el cordón policial algo más atrás, frente a la misma fachada del Parlament, que cerró sus puertas para impedir el asalto.
A lo largo del acto, además, una parte de los manifestantes abucheó al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al presidente del Parlament, Roger Torrent, entre gritos de “Buch dimisión”, “Puigdemont, nuestro presidente”, “Hemos votado, la paciencia se ha acabado” o “El pueblo manda, el gobierno obedece”.
Al finalizar el acto, Torra fue nuevamente abucheado por grupos de manifestantes mientras se retiraba de la zona. 
Miles de personas participaron en la manifestación convocada esta tarde en Barcelona por la ANC y otras entidades soberanistas para reivindicar el cumplimiento del “mandato” del 1-O, un año después del referéndum.
La Guardia Urbana cifró en 180.000 el número de asistentes a la marcha, a la que se sumaron diversos miembros del Govern y que discurrió desde la plaza Catalunya hasta el Parlament, donde los manifestantes fueron recibidos por el presidente catalán, Quim Torra, y el 
presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent.
En la cabecera, varios ciudadanos portaban urnas utilizadas en la jornada del referéndum ilegal –entregadas al Parlament como símbolo del “mandato del 1 de octubre” que reclaman cumplir– y detrás de ellos se situaba una pancarta con el lema “1-O, ni olvido ni perdón”.
Los manifestantes avanzaron entre numerosas banderas esteladas, una gran pancarta con el lema –en inglés– “La autodeterminación es un derecho humano”, carteles que piden “Libertad presos políticos” y gritos de “Independencia”, “Las calles serán siempre nuestras” “Sin desobediencia no hay independencia” y “Abramos las cárceles”.
También se escucharon gritos pidiendo la “dimisión” del conseller de Interior, Miquel Buch, cuya destitución ha sido pedida por la CUP y los Comités de la Defensa de la República (CDR) por las cargas del pasado sábado en la movilización independentista en Barcelona.
Al llegar a la Ciutadella el grueso de la marcha, los manifestantes que portaban urnas de los municipios donde hubo cargas policiales fueron depositando en otra urna gigante los mensajes escritos que habían dejado ciudadanos en su interior.
El manifiesto de la “Plataforma 1 d’octubre”, que agrupa a las entidades convocantes, destaca que, pese a que ganó el sí en el referéndum unilateral, “la “república catalana no se hizo efectiva” por, entre otros motivos, el “desacuerdo” entre las fuerzas soberanistas. l

Los Mossos cargan contra los radicales que rodearon el Parlament tras la manifestación