Mar entrega 450.000 unidades de almeja a los mariscadores para regenerar la ría

|

El Ideal Gallego-2011-07-05-011-f68e2375

  c.r. > a coruña

  La Consellería do Mar entregó ayer a la cofradía 447.250 unidades de almeja babosa para regenerar los bancos marisqueros de O Burgo. Según los datos que ofrece la Xunta, los ejemplares tenían una talla de entre 9 y 11 milímetros y se prevé que su producción final sea de cerca de tres toneladas de molusco.
Desde el departamento autonómico explican que el molusco fue colocado por técnicos del Centro de Investigaciones Mariñas y por un biólogo de la cofradía en un sistema de columnas de platos enmallados que se atan a unos cabos, mientras que otra parte se sembró en un parque de cultivo intermareal.
Desde la cofradía explican más  a fondo en qué consiste este proceso que tiene por objeto preengordar las crías que después serán llevadas a las zonas de cultivo para que sigan creciendo de un modo natural. El presidente de la asociación de mariscadores de a pie, Manuel Baldomir, afirma que fueron unas 22 personas las que ayer se encargaron de realizar estas labores que consisten en colocar por grupos a los alevines en una especie de platos de plástico que después se cubrirán con una malla para evitar que el mar las lleve. Así colocados, se hundirán en la batea sumergida que existe en la ría de O Burgo para que alcancen al menos un centímetro y medio, algo que puede durar 18 meses “tranquilamente” o incluso dos años, según Baldomir.

Talla mínima > En ese momento se retirarán los bivalvos, pero aún no podrán comercializarse puesto que el tamaño legal de esta especie es de 3,8 centímetros. Se tendrán que sembrar por los bancos de a pie y de a flote de la ría–el total se divide entre los dos colectivos– para que sigan creciendo.
Es la cofradía la que reclama ejemplares tan pequeños a la Consellería do Mar. Podría solicitarlos más grandes pero entonces llegaría menos cantidad puesto que el coste es mayor.
El portavoz de los mariscadores explica que en este proceso de engorde siempre se pierden ejemplares debido a la acción del mar y a los depredadores que se alimentan de bivalvos, de tal modo que prefieren apostar por más cantidad para aumentar los beneficios.  Además, una vez en los bancos, denuncia que los furtivos se llevan la mayor parte de la producción.
Debido a la larga duración de este proceso, las crías no podrán extraerse en la campaña de este año y los mariscadores insisten en que no hay ejemplares legales que capturar. Manuel Baldomir se muestra convencido de que cuando regresen en otoño a la ría, después de tres años parados, no habrá nada debido a la acción de los furtivos. Según el portavoz, así lo demostraron las analíticas realizadas el año pasado y, como consecuencia de los malos resultados, se marcaron solo 25 días de trabajo, de ahí que se firmara también un convenio laboral para los meses en los que todavía no se puede faenar.


 

Mar entrega 450.000 unidades de almeja a los mariscadores para regenerar la ría