Moaña se suma a los encierros por las preferentes que se extiende por Pontevedra

Los afectados por las participaciones preferentes de Novagalicia protestan con una concentración en Vigo. EFE/Archivo
|

La oleada de indignación y reivindicación de las víctimas por las participaciones preferentes se extiende por la provincia de Pontevedra, donde proliferan en los últimos días las acampadas frente a sucursales de Novagalicia Banco, cuando no toman el ayuntamiento, como en el caso de O Rosal.

El capítulo más reciente de esta historia es la concentración de clientes, desde de ayer, frente a la oficina central de la entidad financiera en Moaña, donde los manifestantes se organizarán por turnos para mantener la acción de protesta de forma ininterrumpida hasta que se arbitre una solución global para todos los afectados.

Desde que los productos híbridos perdieron su mercado y los clientes que los contrataron no podían recuperar su dinero en metálico, las protestas han ido en aumento: de las concentraciones se pasó a las manifestaciones cada vez más populosas y a ocupaciones momentáneas de sucursales.

Sin embargo, la semana pasada, una vecina de Gondomar de 60 años, Francisca Alonso, dio un paso más: cansada de reclamar la devolución de lo que invirtió en deuda subordinada -unos 20.000 euros- decidió encerrarse en un cajero.

Aunque tuvo que abandonar el encierro por problemas de salud tras pasar una noche junto a otras tres compañeras, su acción fue el germen de un nuevo movimiento reivindicativo que ha tenido continuidad en otros puntos de la provincia pontevedresa como Cangas y Moaña, mientras que en O Rosal han tomado la casa consistorial.

El viceportavoz del BNG en el Parlamento de Galicia, Carlos Aymerich, visitará hoy al grupo de afectados que ha hecho del salón de plenos municipal de O Rosal su campamento base, como ayer hicieron las diputadas de AGE Eva Solla y Cheo Martínez con los acampados frente a una sucursal de NCG en Cangas.

En Vigo, los afectados por las preferentes tiran de retranca y para hoy tienen prevista una manifestación "navideña" con gorros de Papá Noel y un repertorio de villancicos adaptados con letras de protesta, tras el éxito cosechado con la procesión de almas en pena que realizaron en la noche de Halloween.

Moaña se suma a los encierros por las preferentes que se extiende por Pontevedra