La Policía Local reforzará la sala de semáforos para controlar las cámaras de La Marina

Las cámaras se activaron hace una semana | patricia g. fraga
|

La Policía Local reforzará el servicio de la sala de semáforos, ubicada en la estación de bus, por lo menos con un agente más. El motivo es que cada vez son más las pantallas que hay que vigilar, ahora que muchos de los visores incluyen lectores de matrícula que permiten multar de forma automática. En el caso de La Marina, el sistema todavía se encuentra en rodaje desde el lunes de la semana pasada y son docenas las naciones que el ojo electrónico expide y que los agentes de Tráfico de carne y hueso tienen que comprobar.

En octubre se planteaba un equipo policial solo para su control, compuesto por dos o tres agentes porque, además, la carga de trabajo tiene expectativas de incrementarse mucho más en un futuro porque existen muchas otras cámaras instaladas desde hace años en la ciudad por obra del proyecto Smart City que impulsó el PP y que todavía no han empezado a cumplir su función, por una u otra causa, aunque al concejal de Movilidad, Daniel Díaz le guste señalar que están “acumulando evidencias”. En lenguaje técnico estos significa que se recogen pruebas de “incidencias”, es decir, de infracciones, pero de momento, estas pruebas caen en saco roto.

Estos sensores están instalados en el centro y tienen diversas funciones: 17 son cámaras de la vía prioritaria que no sancionan. A la lista hay que sumar las del sistema “fotorrojo” que se instalaron en noviembre de 2015 para fotografiar a los conductores que se saltan el semáforo en rojo en la plaza de Ourense a la altura de la parada de taxis, pero también en la avenida de Linares Rivas, en dirección salida de la ciudad, a la altura de Marcial Adalid; en el cruce entre la avenida de Finisterre y Alfredo Vicenti y en la calle de Juan Flórez, en dirección salida de la ciudad, en la esquina con la calle Nicaragua. Pero la mayor parte (27) deberían vigilar las calles peatonales del centro de la ciudad para que ningún vehículo no autorizado invada la calzada.

Desde octubre
Pero activarlas todas puede llevar mucho tiempo. Basta con tomar el ejemplo de La Marina: las cámaras se instalaron en octubre, pero desde entonces los técnicos estuvieron trabajando en la puesta a punto del sistema. Recientemente el alcalde, Xulio Ferreiro, reconoció que “problemas na posta en marcha do software” retrasaron el comienzo de la utilización de los aparatos de videovigilancia.

A día de hoy, todavía no está completa la lista de vehículos con permiso para circular por la avenida de Montoto. Incluye a unos pocos residentes, el transporte público (taxis, autobuses) y carga y descarga. Pero las cosas se complican porque las empresas de transporte no siempre emplean los mismos vehículos

Otro punto importante son los vehículos de emergencia, como las ambulancias o los coches de la Policía Nacional, que también tienen derecho a circular por la avenida de Montoto y cuyas matrículas también deben introducirse en el sistema. l

La Policía Local reforzará la sala de semáforos para controlar las cámaras de La Marina