A Coruña tratará de persuadir a los que se niegan a abandonar de A Pasaxe

20 febrero 2020 A Coruña.- Derribadas cinco chabolas en el poblado de A Pasaxe La Policía controló que la demolición se realizase sin incidentes
|

La Concejalía de Bienestar Social está planteándose una oferta para los residentes del poblado de A Pasaxe que se niegan a abandonarlo por considerar inaceptables las condiciones que ofrece el Gobierno local. La responsable del área, Yoya Neira, reconoció recientemente que había recibido una solicitud de entrevista por parte de los letrados que representan a varios afectados, en particular de las familias Barrul y Romero. En esta reunión también estaría presente un representante de la Concejalía de Urbanismo: “Nuestra idea es que ajustemos las agendas y analicemos el número de pisos disponibles para que la reunión sea lo más fructífera posible”.

Por otro lado, uno de los letrados, Hugo Pastoriza, mostró su disposición a negociar cuanto antes pero añadió que no quieren “estar oyendo por otro lado que se lees amenaza por quitarles la Rissga o se les ofrece un trabajo que luego no existe”. Pastoriza lleva representando a los afectados desde diciembre de 2018, cuando le llevaron al poblado para que defendiera sus derechos ante Rafael Eimil, jefe de Demarcación de Costas, y el concejal de Regeneración Urbanística, Xiao Varela. Allí les explicaron que el poblado se asentaba sobre terreno de dominio marítimo terrestre y que tenían que abandonarlo. “El problema es el mismo de entonces, mantener una actividad laboral”, explica el abogado.

Pastoriza recuerda que la del poblado “no es gente que se dedica a la droga, se dedican a la chatarra o a las ferias”. Es decir, que necesitan un lugar donde almacenar el material y vehículos de gran tamaño. “Hay gente que quiere trabajar para ganarse la vida, punto”, sentencia.

No es cuestión de pisos

“No necesitamos que nos digan cuantos pisos hay, ni donde. No es una mera cuestión de pisos, porque tampoco es que los regalen, sino que los alquilan por un tiempo”, recuerda el abogado. La política que sigue el Ayuntamiento, que es una continuación de la de la Marea Atlántica, es facilitar un piso y ayuda para pagar el alquilar por un plazo de tiempo de cerca de dos años. El Ayuntamiento asegura que también incluya ayudas para la inserción laboral, pero no ha dado a conocer ningún progreso a ese respecto.

“El problema es que todo es muy etéreo, la gente se agarra a quedarse aquí, tal y como está“, asegura el abogado. Pero los residentes en el poblado, que suman 17 familias, muestran sobre todo resignación, porque saben que, llegado el caso, se podría hacer uso de la fuerza para desalojarles de la antigua Conservera Celta: “Tienen miedo de que se llegue a esa situación pero también tienen derechos. Esta es su casa”.

A Coruña tratará de persuadir a los que se niegan a abandonar de A Pasaxe