La Xunta mantendrá reuniones quincenales con los alcaldes para estudiar el estado de la presa de Cecebre

En la tierra de alrededor del pantano ya se detectan los efectos de la sequía | pedro puig
|

Ante la falta de lluvias abundantes que estaba prevista para final de este mes, la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, reconoció ayer de que su departamento sigue muy de cerca la evolución de la ocupación de la presa de Cecebre y su cuenca, así como de otras cinco zonas de la demarcación Galicia Costa. Para adelantarse a posibles desabastecimientos a más de tres meses vista, la representante de la Xunta explicó que se mantendrán reuniones de trabajo con los alcaldes de la comarca y técnicos con una periodicidad quincenal.


La responsable del área de Medio Ambiente, Beatriz Mato, comentó ayer que desde la perspectiva de su departamento la situación de seis embalses gallegos –entre ellos el de Cecebre– desde que se declaró la situación de alerta a principios de mes “é igual, siguen os controis cunha periodicidade semanal para ver o nivel dos encoros e das cuncas dos ríos”. Sin embargo, el viernes los responsables de la Consellería y algunos de sus técnicos comenzaron rondas de contacto con regidores municipales en los lugares más afectados por la sequía que padece Galicia.
Mato reconoció que ahora mantendrán reuniones cada quince días tanto con los alcaldes como con los expertos para “ter a capacidade de adiantarnos a posibles medidas que haxa que tomar”. En la ciudad se celebró un encuentro el viernes en el que los ayuntamientos, tanto los que dependen de Cecebre como los que toman el agua de otras presas y ríos como Betanzos o Curtis, facilitaron algunos datos relativos al uso del agua por los servicios municipales y los vecinos para que estos se pongan en común.

Abastecimiento a tres meses
En los próximos días, una vez terminadas las visitas a las distintas zonas, se darán a conocer los resultados y, en el caso de que fuera necesario, acciones restrictivas para aplicar en esta cuenca con tantos usuarios. De recurrir a alguna, en principio parece que apuntarían a la Administración, pues Vigo ya dejó de baldear las calles y regar los jardines de motu proprio para ahorrar este recurso.
Igualmente Mato quiso tranquilizar a la ciudadanía asegurando que “non hai perigo de desabastecemento pero a raíz da reunión tomaremos as medidas que sexan precisas”.
Las decisiones se suelen tomar analizando la evolución que se puede producir a 90 o 100 días vista, lo que hizo especificar que este año habría agua para el uso vecinal en la comarca. “Se non chovera nos próximos 100 ou 90 días as circunstancias serían más que preocupantes pero de aquí a tres meses malo será que non chova”, añadió tratando de restar preocupación a la gente. Sería en ese caso cuando llegarían las restricciones más duras.

La Xunta mantendrá reuniones quincenales con los alcaldes para estudiar el estado de la presa de Cecebre