La turbidez del agua del Mendo mantiene en “máximos” de actividad la planta de filtrado de Roibeira

|

Continúan los episodios de turbidez en el suministro de agua en Betanzos. La lluvia de estos últimos días provocó que los ríos, especialmente el Mendo, “baje” más revuelto de lo normal, con barro, lo que está dificultando las labores de tratamiento “a pesar de los esfuerzos de los operarios de la empresa concesionaria” del servicio por que el agua llegue en las mejores condiciones a los domicilios, explicaron desde el Gobierno de García Vázquez. 
Las mismas fuentes indicaron que este seguimiento está posibilitando que, al menos de momento, el agua llegue en “óptimas condiciones” a las viviendas,  pero porque “la planta de tratamiento está trabajando a los niveles más altos”, insistió el consistorio que, no obstante, no descarta que, en caso de coincidir una serie de circunstancias determinadas, “el agua pudiese aparecer con alguna turbidez en alguna zona de viviendas”, ya sea en el centro, ya en alguno de los núcleos rurales de Betanzos.

NECESIDAD
Para el Gobierno de García, la situación vivida en las últimas horas pone de manifiesto la necesidad de acometer actuaciones de mejora, tanto en los bombeos como en la planta de tratamiento de Roibeira. En este sentido, el alcalde betanceiro incidió en que, con este objetivo, el de evitar que el agua llegue turbia a los hogares brigantinos coincidiendo con las lluvias, Augas de Galicia elaboró, a petición de la administración local, una propuesta que, entre otras actuaciones, contempla obras en distintos puntos de la red, además de en la propia Estación de Tratamiento  de Agua Potable (ETAP) de Betanzos, en el lugar de Roibeira. 
García Vázquez aseguró que Augas de Galicia siempre mostró una “buena disposición” para ejecutar estas obras que, sin duda, “solventarían la situación”, y desde que el Ayuntamiento de Betanzos le planteó el proyecto, el organismo público “dio los pasos necesarios para estudiar la situación y buscar las soluciones más adecuadas a través de sus servicios técnicos”, adscritos a la Consellería de Medio Ambiente. 
La intervención prevista se completa con la remodelación de los bombeos y de la planta de tratamiento, con mejoras en el proceso físico-químico, en la capacidad de depuración y otra serie de “actuaciones de distinto nivel técnico”, precisaron desde el Ayuntamiento de Betanzos. 

Inversión por Fases
Ahora, el mandatario local confía en que la buena disposición y el interés mostrado por dirección de Augas de Galicia se traduzca en la disposición de una partida para acometer el proyecto, “fijando una programación de inversiones en varias fases”, apostilló Ramón García Vázquez.
El origen de esta turbidez está en la situación del río y los lodos que arrastra después de que se produzcan lluvias intensas, como ocurrió estos días después de la última alterta amarilla activada en Galicia. Los índices que marcan la turbidez del agua del río (los denominados NTU, o Unidades Nefelométricas de Turbidez) se sitúan habitualmente entre las 10 y 20 unidades, pero en el municipio brigantino, coincidiendo con fuertes precipitaciones, estos niveles se pueden situar, como efectivamente sucedió en alguna ocasión, entre las 80 y las 120. 
Esto complica de manera extraordinaria el proceso de tratamiento en la planta y de ahí la necesidad de que tenga que ejecutarse, cuanto antes, un proyecto de las características del planteado por el Ayuntamiento de Betanzos a la Xunta en 2014.
También el Mandeo baja revuelto estos días, lo que llama la atención de los residentes, si bien en este caso, no afecta al abastecimiento porque Betanzos se surte del agua del Mendo.

La turbidez del agua del Mendo mantiene en “máximos” de actividad la planta de filtrado de Roibeira