Los policías ratifican que la mujer tiroteada en Zaragoza y su hija “solo pidieron información”

Un grupo de agentes zaragozanos observan la escena del tiroteo aec
|

Los tres agentes de Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que atendieron a la mujer tiroteada por su exmarido y a la hija de ambos se ratificaron ayer en sus declaraciones iniciales ante la investigación abierta internamente y aseguraron que ambas “solo pidieron información” cuando dos días antes del suceso acudieron a la Comisaría Centro, en la calle General Mayandía de Zaragoza.
Estos agentes declararon ayer en dichas instalaciones ante la instructora del expediente disciplinario que se les ha abierto internamente y que forma parte de la fase sumarial que se instruye dentro de este cuerpo policial.
“Los tres han ratificado lo que ya dijeron que ocurrió”, sintetizó el delegado sindical en Aragón Confederación Española de Policía (CEP), César Lambea.

NO SE HABló de armas
Lambea detalló que los tres agentes contaron que “ambas pidieron información sobre las órdenes de alejamiento, se les informó correctamente y se les ofreció la posibilidad de denunciar”. “No se habló de armas, ni de que sufrieran amenazas o coacciones o insultos y rechazaron las posibilidad de denunciar y abandonaron la comisaría”, subrayó el delegado sindical en Aragón.
Finalmente, apostilló que los tres agentes investigados son “veteranos en el Cuerpo y profesionales expertos en la recepción y tramitación de denuncias”.
La hija de la mujer tiroteada incidió en que unos días antes de la agresión, junto con su madre, “intentaron interponer una denuncia ante la Policía Nacional, pero en comisaría les dijeron que no tenía importancia. No lo veían como un caso de violencia de género porque no había lesiones y más bien era un asunto de confrontación familiar”, relató su abogado Simón Lahoz.
El letrado también informó de que ya se “han aportado pruebas de que hubo llamadas previas al 016 para asesorarse de cómo proceder y posteriormente para contar la desatención recibida en la comisaría”, puntualizó.
En su relato ante el juez, la hija contó –según el abogado– que durante su visita a la comisaría informaron a los agentes de que el agresor “tenía armas y llevaron las grabaciones con varias amenazas verbales”.

Los policías ratifican que la mujer tiroteada en Zaragoza y su hija “solo pidieron información”