La juez Lamela remite al Tribunal Supremo la causa contra los Jordis y el Govern cesado

Los exconsellers llegan a la Audiencia Nacional el día en que se decretó su encarcelamiento | aec
|

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela remitió ayer al Tribunal Supremo la causa por rebelión que instruía contra los catorce exmiembros del Govern catalán, incluido el expresidente catalán Carles Puigdemont y los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.
Lamela adoptó esta decisión después de que el juez del Supremo Pablo Llarena, que hasta ahora investigaba solo a la presidenta del Parlament Carme Forcadell y a seis miembros de la Mesa, acordara el viernes asumir la causa de la Audiencia Nacional, a excepción de la investigación a los Mossos en la que está imputado el exmayor Josep Lluis Trapero y la intendente Teresa Laplana.

Mayor Trapero
Nada más conocer la postura de Llarena, la juez ordenó que se digitalizara la causa para proceder a su traslado al Supremo y ayer se dio traslado de la parte que de Llarena, mientras que la de los Mossos y Trapero permanecerá en la Audiencia Nacional.
Una vez que el juez del Supremo tenga la causa en su poder, podría revisar la situación procesal de los ocho consellers en prisión, entre ellos el exvicepresidente Oriol Junqueras, y llamarles a declarar ante él.
Los exconsellers y los líderes de las entidades soberanistas encarcelados presentarán un escrito al Tribunal Supremo para pedirle que les cite a declarar de nuevo como investigados y les deje en libertad provisional.

Comparecencia
Fuentes jurídicas informaron de que las defensas de los exconsellers destituidos, tanto los del PDeCat como los de ERC, tienen previsto presentar lo antes posible un escrito para comparecer ante el magistrado del Supremo Pablo Llarena, en el que expresan su voluntad de volver a declarar, aunque únicamente con relación a los motivos por los que la Audiencia Nacional ordenó su ingreso en prisión.
Tanto los exconsellers como los líderes de las entidades soberanistas permanecen en prisión preventiva por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que les investiga por rebelión, tras una comparecencia ante la magistrada en la que se acogieron a su derecho a contestar solo a sus defensas.
Llarena decidió el 9 de noviembre dejar en libertad bajo fianza a Forcadell y a los miembros de la Mesa de JxSí, después de una comparecencia en la que afirmaron acatar la aplicación del artículo 155 de la Constitución y se comprometieron a mantener su actividad política dentro del marco constitucional.
Ante el nuevo escenario procesal abierto, las defensas de los exconsellers encarcelados y las de Jordi Sánchez –expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC)– y Jordi Cuixart –presidente de Ómnium Cultural– pedirán volver a declarar para argumentar ante el Supremo que no existe el riesgo de fuga, reiteración delictiva y destrucción de pruebas en que Lamela se basó para encarcelarlos.
Los investigados –que concurren a las elecciones del 21–D, excepto en los casos de la exconsellera de Gobernación Meritxell Borrás y Jordi Cuixart– pretenden aducir también ante el Supremo que permanecer en prisión mientras transcurre la campaña electoral supone una vulneración de su derecho y el de los ciudadanos a la participación política, señalaron las mismas fuentes.
De hecho, los abogados piensan demostrarlo ante el Supremo con una copia del Boletín Oficial del Estado del sábado que publicaba las candidaturas.

La juez Lamela remite al Tribunal Supremo la causa contra los Jordis y el Govern cesado