Reportaje | Cinco sagas y emprendedores foráneos que dejaron huella en A Coruña

el ideal gallego-9999-99-99-999-8ba727bb
|

En la historia comercial de la ciudad figuran numerosos emprendedores que dejaron huella de su estancia en A Coruña. Uno de ellos es Jacobo Merckel. Oriundo de Rudesheim (Alemania), en 1800 se instala como cervecero en la capital herculina, donde se casa con Lucía Corral. Tiene domicilio en el número 1 del Cantón Pequeño, mientras que la fábrica estaba situada en el camino del Pasaje, ayuntamiento de Oza, en el Puente de la Gaiteira. 


Durante la visita de Isabel II a la Exposición Agrícola, Industrial y Artística de Santiago de Compostela, en septiembre de 1858, la reina tiene la ocasión de adquirir la cerveza de los Merckel, y en la misma muestra, la empresa logra una medalla de bronce.


 Había sido la única de Galicia en acudir a la muestra y en esa fecha, su fundador rondaría los 80 años,  recayendo la saga familiar en su hijo Antonio Merckel, quien tiempo después sería concejal del Ayuntamiento de A Coruña. 


Los cerveceros de la Gaiteira volverán en 1878 a acudir con cuatro variedades distintas a la exposición que se celebra en la ciudad, en el reinado de Alfonso XII, siendo al parecer de completo éxito. En 1883 esta fábrica la hereda su yerno, Manuel Serrano, que elabora una cerveza inimitable por su paladar. 

No se sabe si Manuel Serrano es el mismo que compra la Plaza de Toros en el mes de diciembre de 1893, ubicada en el Camino Nuevo (Juan Flórez), pero sí que la fábrica apenas llegaría a cumplir su centenario, ya que a comienzos de siglo cierra sus puertas.

 A esta desaparición contribuyeron entre otras cosas la apertura de nuevas industrias, a cargo de Antonio Cattini, Luis Giavina, Edmundo Jalvo y Juan Bautista Avrillón. Así las cosas, en 1908 la fábrica fundada por Jacobo Merckel ya no existía, y eb un anuncio publicado en el diario coruñés “El Noroeste” se lee: “Se vende o arrienda casa y huerta unida, sita en el lugar Puente Gaiteira, en donde estuvo instalada la Fábrica de Cerveza de Merckel”.
       
Familia de Mes ó Mens
Los Mes ó Mens son una familia de origen catalán, una saga de horneros que se establece en A Coruña a comienzos de 1800.


En un primer momento estaría representada por Andrés, María, Miguel, Pedro y José Mes quienes, además de dedicarse a la industria del pan, tuvieron negocios de la salazón y participaron de un modo activo en el comercio marítimo de la ciudad. 
Los más significativos serían Pedro, el padre, y José, el hijo, mientras que como hornero estaba Juan Mes. 


En tanto que Pedro Mes estará disputando con Juan Carré, otro hornero catalán de prestigio, la primacía en dicha actividad, disponía de un horno en el número 15 de Riazor, donde residía la familia, mientras que Pedro, que residía  en el número 38, llevará a efecto numerosas inversiones, siendo propietario de diversas casas en el barrio de la Pescadería.


       La prosperidad de Mes le llega en 1815, en que aparece vendiendo maíz, en las parroquias de Oleiros, Celas, Oza, Vilaboa, Traba, Loureda y Arteixo, lo que le procura grandes beneficios, dada la volatilidad de los precios en estas materias primas. Esto le permite  realizar préstamos y nuevas adquisiciones y reparar algunas de sus casas, entre ellas las de los números 119 y 120 de la calle Ancha de San Andrés.


       Además de este negocio, era asentista del ramo del aguardiente, en cuya actividad participará también su hijo José. Juntos establecen una contrata en 1816 con Isabel Barbeito y su hijo político, José Santiago Muro, para el asiento del aguardiente y licores, cediéndole la mitad de los beneficios. Ese mismo año compra unas tierras en Santa María de Rutis y una casa en la calle Mariñas, pero la suerte le es esquiva en 1818 y un año después se produce su quiebra, que afecta igualmente a su hijo. 

Asediado por las deudas y sus altos intereses, se ve obligado, primero a hipotecar y posteriormente a vender las casas situadas en la Rúa Nueva, 32; Santa Catalina, 59; Cantón Grande, 13 y 26; Pastoriza, 20 y 29; Ancha de San Andrés 129 y de las Mariñas, 2, y su molino en Santa Margarita.


       Estos traspiés no les separó de su actividad comercial, litigando y reclamando herencias.  En 1825 mantenían un activo tráfico comercial con Montevideo y al año siguiente logran hacerse con la contrata de suministrar el pan al Hospital de la Caridad. 

José Mes, también se dedicó al negocio de la trata negrera y participa en tres expediciones a bordo del bergantín “San Juan”, con los socios, Juan Francisco, Manuel Sierra y José Dalmau.
      
Pedro María de Mendinueta 
Natural del Valle de Batzán, en Navarra, Pedro María de Mendinueta llegará a ser consiliario del Real Consulado de A Coruña en diferentes juntas, así como director del Banco Nacional de San Carlos en la ciudad desde 1796.
Residente en el número 5 de la calle del Muelle, será socio de diversos negocios junto con Diego Cornide, el padre de José Cornide Saavedra, y participará en la promoción de las Casas de Paredes junto con otros importantes empresarios de la época.
      
Manuel Antonio Morodo 
El también empresario Manuel Antonio Morodo tenía su residencia en el 23 del Cantón Grande.


En su haber aparece una importante actividad comercial con Castilla. En particular, con las ciudades de Segovia y Palencia, de donde importaba cobertores y paños, y a donde a su vez enviaba géneros diversos.

Los beneficios de su próspero comercio le permitirán adquirir algunos bienes desamortizados al convento de Santo Domingo, entre ellos una casa en la calle Cortaduría, en el número 4.
       
Manuel Noriega Cortina
Manuel Noriega Cortina era natural de Puertas, en el municipio asturiano de Llanes, y se instala en A Coruña, donde pasa a formar parte de la sociedad creada por Juan Antonio del Adalid para regentar su fábrica de vidrio. 


Noriega comerciaba principalmente con la ciudad andaluza de Cádiz y su prestigio hará que el Ayuntamiento de A Coruña le designe perito repartidor para la contribución de la riqueza agrícola y de bienes inmuebles.


Este empresario también figura como directivo de la asociación de propietarios territoriales de España para la provincia de A Coruña y consta que pertenecía también a la Sociedad Económica de Lugo.

Reportaje | Cinco sagas y emprendedores foráneos que dejaron huella en A Coruña