El comité de la Fábrica de Armas cree que la decisión es cuestión “de horas”

El Ideal Gallego-2013-10-18-009-c74aae1f
|

“Si no es en 24, podría ser en 48 horas”. Es la valoración que hace el presidente del comité de empresa de la Fábrica de Armas, Roberto Teixido, sobre la inmediatez de la decisión de la Xunta sobre uno de los proyectos para revitalizar la factoría de Pedralonga. Después de cuatro meses con las propuestas sobre la mesa, la Consellería de Industria sigue sin tomar una decisión sobre qué proyecto se hará con el control de la Fábrica que General Dynamic cerró definitivamente en el mes de junio. .
Mientras tanto, la empresa habría llevado a cabo estos días un exhaustivo inventario de toda la maquinaria y la chatarra de la que dispone en el interior de la fábrica, con la intención de venderla y sacarla de la misma. Sin embargo, ayer mismo, el presidente del comité explicaba que nada de eso habría salido de la fábrica y valoró la “sensibilidad” que General Dynamics ha tenido a este respecto. Teixido habla de un nuevo plazo, de un periodo “ampliado” a la espera de la decisión de la Xunta, pero sabe que ni la multinacional esperará eternamente, ni Defensa renunciará sine díe a hacerse de nuevo con el control de los terrenos que le pertenecen. Por ello, los trabajadores urgen al conselleiro a que se pronuncie y adjudique a unos u otros interesados la explotación de la fábrica.

contestación
Aunque esperan que la respuesta llegue “en horas”, se fijan el lunes como tiempo máximo de espera. Si no, dice Teixido, “tendremos que contestar con fuerza”. “Estamos permanentemente en capilla y esperando a que se acaben esos flecos que quedan”, añade. Además de la falta de una decisión por parte de la Xunta, el plan para poder volver a abrir la Fábrica de Armas está pendiente también de una comunicación por parte del Gobierno Central.
Desde el Instituto de Formación Financiera y Empresarial (IFFE), el primer interesado en hacerse con el control de la factoría, recuerdan que Defensa aún no ha aprobado la cesión de los terrenos que ahora ocupa la planta, ni siquiera, en qué condiciones lo haría. “Desconocemos si, en el caso de cederse lo terrenos, se haría por un plazo de cuatro o de cuarenta años”, señalan desde la empresa de Oleiros.
Los trabajadores, que mantienen su encierro indefinido, aplaudirían que la Xunta adjudicara el control de la factoría a IFFE, con quien han firmado un pacto social y cuyo proyecto prevé reabrir la fábrica en noviembre e incorporar a la plantilla. n

El comité de la Fábrica de Armas cree que la decisión es cuestión “de horas”