El cuarto día de huelga se salda con tres camiones saboteados y basura sin recoger

|

El Ideal Gallego-2011-07-15-009-29960991

  nagore menayo > a coruña

  Continúan los incidentes con motivo de la huelga de los trabajadores de Albada. La cuarta jornada de paro laboral se saldó con otros tres camiones de recogida de basura saboteados y cuatro ruedas pinchadas en vehículos de otras empresas auxiliares, según lo denunció ayer Cespa.
Además, algunas zonas de la ciudad están sufriendo graves problema de recogida de residuos. Según informó ayer el teniente de alcalde, Julio Flores, el 20% de la basura quedó sin recoger durante la noche debido a “acciones de guerrilla urbana”, como las calificó el edil. Ante estos acontecimientos, Cespa ordenó la vuelta de todos los camiones a la sede, a las 4.30 horas de la madrugada.
Todas estas incidencias se suman a las ocurridas durante los últimos días, desde que el comité de empresa de Albada comenzara la huelga el pasado día 10 de julio. Durante el segundo día del paro, se pincharon las ruedas de hasta 31 camiones y el tercero se saldó con 5 vehículos de recogida saboteados. Cespa informó que la reparación de la treintena de camiones costó más de 50.000 euros.
Por su parte, el comité de empresa de Albada se desvincula totalmente de la autoría de estos hechos vandálicos y reitera que las acciones que llevan a cabo se limitan a “piquetes informativos” en las inmediaciones de la planta de Nostián, con la finalidad de informar a todos los que entran, incluidos los trabajadores de servicios mínimos, de la problemática que mantienen con la empresa.
Sin embargo, las labores de recogida de basura en la ciudad se están viendo “gravemente afectadas” desde que se inició esta huelga indefinida. Los “ataques” a los vehículos de Cespa durante las madrugadas impiden que los operarios puedan realizar su trabajo con normalidad y dentro de las horas establecidas. En este sentido, fuentes de Albada aseguraron que los camiones salen y entran con mucho retraso debido a la acción de los piquetes.
Las “actuaciones” de los huelguistas también afectaron esta pasada madrugada a los trabajadores de los servicios mínimos, según denunció la propia empresa. Desde Albada se asegura que “los piquetes retrasaron al menos una hora la entrada y salida de trabajadores durante los dos últimos turnos laborales”. El dispositivo de seguridad diseñado por el Ayuntamiento continúa operativo y patrullas de la Policía Local siguen escoltando a los camiones para que puedan realizar sus servicios, mientras que varias unidades de la Policía Nacional se mantienen a las puertas de Nostián.  

Sin negociación > Desde que comenzó al huelga, empresa y trabajadores mantienen un pulso sin que ninguna de las dos partes ceda en sus reivindicaciones. “Con este escenario- tal y como interpretó el pasado miércoles la empresa- no es posible el mantenimiento del diálogo”. Los trabajadores aseguran que Albada está incumpliendo un preacuerdo alcanzado por ambas partes el pasado 24 de abril sobre la negociación de su convenio colectivo, mientas que la concesionaria asegura que se está “cumpliendo a rajatabla y punto por punto” el preacuerdo.
La interpretación que, por tanto, hace la empresa, es que está siendo “víctima de un chantaje” en el que se estaría utilizando el despido de Fernando Balay como medida de presión  por parte de los huelguistas. En relación a este aspecto, el gerente de Albada, David García, puntualizó que “se ha respetado en tiempo y forma todos los derechos del trabajador” y que el despido fue “procedente”.


 

El cuarto día de huelga se salda con tres camiones saboteados y basura sin recoger