La renta bruta por habitante de la Costa da Morte es inferior a la media gallega

Imagen de la pasada Feira de Oportunidades celebrada este mes de marzo en Carballo | raúl lópez
|

La renta disponible bruta por habitante en la Costa da Morte no llega a la media gallega, según el informe elaborado por el Instituto Galego de Estatística (IGE) relativo al ejercicio 2017 y que ha hecho público estos días. Dicha renta hace referencia al importe que los hogares tienen disponibles para el gasto tanto en consumo final como en ahorro. La media autonómica se sitúa en 14.643 euros por habitante al año, cifra a que únicamente se acerca Corcubión, con 14.254 euros.

Así pues, Corcubión es el municipio de la Costa da Morte con las mejores cifras, y un índice de renta disponible bruta por habitante del 97,3%. Le siguen Carballo, con 13.515 euros por habitante (92,3% de ìndice), Cerceda, con 13.288 euros (90,7%); y A Laracha, con 13.214 euros (90,2%). En cuanto al resto de concellos de la zona, la renta bruta por vecino se sitúa en 12.653 euros en Ponteceso; 12.575 en Cee; 12.251 en Malpica; 12.239 en Fisterra; 12.026 euros en Zas; 11.857 en Vimianzo; 11.822 en Laxe; 11.771 euros en Cabana; 11.697 en Santa Comba; 11.683 en Coristanco; 11.490 en Mazaricos; y 11.009 en Muxía. En cuanto a los datos más bajos, Dumbría registra la renta menor, con 10.309 euros por habitante; seguida de Camariñas, con 10.680 euros.

A nivel gallego, Oleiros es el municipio con la mayor renta disponible por habitante, al alcanzar los 22.545 euros. Le siguen las ciudades de A Coruña y Santiago, así como As Pontes, Ourense, Bergondo, Nigrán Lugo, Teo y Pontevedra.

Por comarcas, la renta disponible bruta más alta le corresponde en la Costa da Morte a Bergantiños, con 12.917 euros y un índice del 88,2%. Le sigue Fisterra, con una media de 11.940 euros y un índice del 81,5%,en tanto que en Xallas es de 11.633 euros (79,4%) y en Soneira se queda en 11.532 euros (78,8%).

 

Priman los asalariados

Los concellos gallegos tienen como principal fuente de renta la remuneración de asalariados, que representa el 67 por ciento de los concellos. Esa tendencia se da también en la Costa da Morte con una única excepción, Mazaricos, cuyos ingresos por prestaciones sociales suponen la principal fuente, según se desprende de los datos que maneja el IGE.

Cabe señalar que el peso de las prestaciones sociales sobre la renta disponible bruta varía en cada municipio de la zona. Las cifras más bajas las encontramos en A Laracha, donde representa solo el 29,8%, en tanto que en Carballo es el 30% y en Fisterra llega al 31,8%: En el lado opuesto de la balanza está Dumbría, donde las prestaciones sociales tienen mayor peso (41%). En el resto de ayuntamientos de la zona oscila entre el 32% y el 40%, según datos del IGE.

La renta bruta por habitante de la Costa da Morte es inferior a la media gallega