El PP catalán cree que un atraso en los presupuestos supondrá un ahorro

Alicia Sánchez-Camacho escucha a Enric Millo en el Parlamento catalán efe
|

El portavoz del PPC, Enric Millo, consideró ayer que el conseller de Economía, Andreu Mas-Culell, “miente” al cifrar entre 10 y 15 millones el coste de retrasar la aprobación de los Presupuestos, y matizó que dicho aplazamiento permitirá, en realidad, un “ahorro fiscal” a los catalanes.
“Es de una bajeza moral inadmisible, es una auténtica obscenidad”, dijo Millo sobre las palabras del conseller.
El PPC llevó la Ley de Presupuestos y la Ley de acompañamiento al Consejo de Garantías Estatutarias, al considerar que incluyen, entre otros aspectos, una partida de 5,75 millones de euros para una consulta “ilegal”, lo que hará que las cuentas se demoren un mes, plazo máximo para que se emita un dictamen no vinculante.
Millo advirtió de que, en estos presupuestos, “el Govern quiere perjudicar a los catalanes con treinta tasas nuevas y un impuesto de sucesiones que no teníamos. Y este grave perjuicio que sufrirán los catalanes, el PPC lo ha atrasado treinta días”, dijo.
El portavoz también insistió en que, gracias a ese aplazamiento de un mes, “lo que se producirá es un ahorro fiscal en los bolsillos de los catalanes, que van a poder disfrutar de esos 15 millones de euros para tomar sus decisiones de consumo, en lugar de que se los quede la Generalitat para financiar esas actividades ilegales que no tienen otro objetivo que favorecer el proceso de la independencia”.
Millo recordó que “el culpable” de que las cuentas de la Generalitat no puedan entrar en vigor el 1 de enero “es el propio Govern, que presentó un mes tarde el proyecto de ley”, algo que, a su juicio, realizó de forma intencionada.
“El Govern tiene la obligación legal de presentar los Presupuestos antes del 10 de octubre, porque así hay tiempo de hacer el debate presupuestario, pedir el dictamen, y tener el presupuesto votado y aprobado antes del 31 de diciembre”, resaltó.
“Pero cuando el Govern incumple la ley –prosiguió–, lo hace expresamente, a consciencia, para evitar e impedir de esta manera que nadie se atreva a utilizar el mecanismo democrático de pedir el control” del Consejo de Garantías.
Es por este motivo que Millo exigió al Ejecutivo que preside Artur Mas que “no intoxique y contamine a la opinión publica con mentiras y falsedades para generar odio, ya que lo único que reclama el PPC es el derecho a hacer de oposición”.
“Ya basta, estamos hartos. Da asco esta manera de actuar”, dijo el dirigente popular, que recordó que aunque el Consejo de Garantías no se posicione en contra de esa partida presupuestaria para consultas populares, el PPC seguirá ejerciendo “un control estricto” de esta dotación.
En el momento en que los populares “identifiquen el desvío de dinero publico a finalidades ilegales, se estaría ante una clara malversación de fondos públicos, y esto iría directamente al Tribunal Superior de Justicia”.

El PP catalán cree que un atraso en los presupuestos supondrá un ahorro