Límites que no son tales

10 octubre 2019 Entrenamiento del Deportivo en Abegondo

El primer tramo de Segunda División rompe la equivalencia entre la clasificación real y la del tope salarial.

Uno de los ejemplos más claros es el Deportivo, que con el sexto límite salarial de la categoría de plata, es colista por puntos (8) en once jornadas. Antes de despedir a Anquela, el presidente del Deportivo, Paco Zas, había indicado que el equipo debía aspirar a estar entre los seis primeros clasificados de acuerdo al tope de gasto que le otorga LaLiga en función de los ingresos y otras variables.

Su próximo rival tampoco está mucho mejor, ya que es el penúltimo de la clasificación con los mismos puntos que los blanquiazules y con el octavo tope salarial de Segunda División.

No solo el Deportivo y el Málaga empeoran considerablemente su puesto deportivo en relación con el límite de gasto. El Sporting de Gijón, que por tope salarial se encuentra entre coruñeses y malagueños, es el decimosexto clasificado en Segunda División. El Tenerife, que sería el noveno económicamente hablando, es el decimoquinto en la tabla por puntos sumados en los once primeros duelos del curso, mientras que el Girona, líder en ‘pasta’, prácticamente con el mismo tope salarial que los del furgón de cola de Primera, es octavo en la clasificación real y el Rayo Vallecano, segundo en techo de gasto, es séptimo en resultados.

Por abajo, también está el Oviedo (undécimo en pasta y decimoctavo en puntos) o el Lugo (decimosexto en topa y decimonoveno en el apartado futbolístico.

La relación entre dinero y puntuación es directa en el caso del Huesca (cuarto), la UD Las Palmas (quinto) y el Extremadura (decimocuarto) y también la rozan el Almería (tercero en tope y segundo en puesto), el Albacete (décimo en puntos y duodécimo en tope), y el Racing de Santander (vigésimo en la tabla y y decimonoveno en el ránking económico).

El Cádiz
El líder es uno de los grandes ejemplos de que el tope salarial no implica limitaciones deportivas. Al menos por ahora. Y es que los gaditanos tienen 28 puntos, 20 más que el Deportivo y por el ránking salarial deberían ocupar la décima posición de la clasificación.

Les sigue el Zaragoza, que en teoría debería ser decimotercero y, sin embargo, está también luchando por las posiciones de ascenso a Primera División después de haber superado un cuarto de temporada. El colista en tope salarial, el Fuenlabrada, es otro de los equipos que están en los puestos que permiten aspirar a la élite. Los madrileños tienen, en consecuencia, la relación más barata de puntos por euros.

Entre los espejos a los que mirarse se encuentra también el Elche, decimoctavo económicamente hablando y noveno en la tabla por puntos. Otros equipos que mejoran la situación a la que parecían predestinados por su economía son la Ponferradina (vigésimo primero en topa y duodécimo en la tabla), el Alcorcón (decimoquinto en dinero y undécimo en puntos), el Numancia (decimoséptimo en pasta y decimotercero en el apartado deportivo) o el Mirandés (vigésimo en la tabla económica y decimoséptimo en la futbolística).

Si el Cádiz continuara la progresión actual, peligraría el récord de puntuación que tiene el Deportivo desde el ascenso que logró con José Luis Oltra en el banquillo (temporada 2011-12), en la que acabó el curso con 91 unidades en su casillero.

106 puntos
El equipo que entrena Álvaro Cervera se dispararía hasta los 106, cifra récord. En todo caso, dada la igualdad de Segunda División, mejorar a aquel Deportivo de hace siete años se antoja muy complicado. 

En cambio, la proyección del Deportivo, como la del Málaga, es paupérrima, con treinta puntos en 42 jornadas.

La ventaja de Segunda División es que da tiempo a recuperarse de los malos momentos, pero también es verdad que después de casi un tercio del campeonato disputado, la situación de los deportivistas es para preocuparse.

Límites que no son tales

Te puede interesar