En busca del undécimo

Los boxes ya se estaban preparando para la jornada de entrenamientos libres de hoy, que abrirán el tríptico en Oriente Medio que cerrará la temporada | efe
|

Hace dos domingos dejó matemáticamente sentenciado el Mundial de Fórmula Uno. Y este fin de semana, después de igualar el récord histórico de siete títulos del alemán Michael Schumacher, el inglés Lewis Hamilton (Mercedes) entra triunfal y siete veces coronado en el reino de Bahrein, sede del decimoquinto Gran Premio de la temporada.

La carrera se disputará en el circuito de Sakhir, en las afueras de Manama, la capital del archipiélago de la Península Arábiga. Una pista que la próxima semana repetirá, albergando la penúltima carrera de un curso que se cerrará un domingo después, en Abu Dhabi. En el último ‘programa triple’ del certamen de la pandemia.

Los monoplazas circularán de nuevo este fin de semana en Sakhir, un circuito de 5.412 metros; con 15 curvas -nueve a la derecha y seis izquierda- al que el domingo está previsto dar 57 vueltas para completar un recorrido de 308,2 kilómetros.

Hoy arrancan los entrenamientos libres en una pista en la que se rodará con neumáticos de los compuestos de la gama intermedia: los C2 (duros, reconocibles por la raya blanca), C3 (medios, raya amarilla) y C4 (blandos, roja).

Un domingo después, en el denominado ‘Gran Premio de Sakhir’ se girará en la pista ‘exterior’. La que conecta los sectores 1 y 3. De 3.543 metros, que es sólo un poco más larga que Mónaco y mucho más rápida. Pero ésa es, de momento, otra historia.

Confirmados los séptimos Mundiales de Hamilton y el de Mercedes -que había asegurado matemáticamente su séptima corona (seguida) de constructores el 1 de noviembre, en Imola-, no pocos se preguntarán qué queda en juego en las tres últimas carreras.

 

Ventaja de 27 puntos

Valtteri Bottas, compañero del inglés, pretende asegurar el subcampeonato con la segunda de las ‘flechas plateadas’ -de negro este año, contra el racismo-. El finlandés aventaja en 27 puntos al holandés Max Verstappen (Red Bull), que perdió la posibilidad de convertirse este año en el campeón más joven de la historia: honor que seguirá detentando Vettel.

El alemán sustituirá el curso próximo en Racing Point -que pasará a llamarse Aston Martin- al mexicano Sergio Pérez, cuyo futuro aún está por conocer- y que, a 70 puntos, tiene a difícil alcance la tercera plaza. Pero, tras su brillante actuación en Turquía, ‘Checo’ (que se perdió las dos carreras de Inglaterra, por positivo en covid-19 y único junto a Hamilton que ha sumado en todas las carreras que disputó) ya es cuarto en el Mundial, con 100 unidades.

Bien pegados al bravo piloto tapatío están el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) -quinto, con 97 puntos- y el australiano Daniel Ricciardo (Renault) -sexto, 96-. Que ‘cederá’ su monoplaza el año próximo a Alonso y se sentará en el que en McLaren ocupa Sainz.

El talentoso piloto madrileño es séptimo, con 75, pero con tres carreras brillantes también podría soñar, incluso con el cuarto puesto final.

Sainz, que mejora en un solo punto al inglés Lando Norris, tiene a tiro, junto a su compañero en McLaren, la tercera plaza en el Mundial de constructores. En el que parece difícil que a Red Bull se le escape la segunda. Y en el que los de Woking están sólo cinco puntos por detrás del equipo de ‘Checo’; pero tienen a Renault a 13 y a Ferrari a 19. En una categoría en la que está en juego muchísimo dinero.

Y, tratándose de un campeón insaciable, Hamilton no renunciará a engrosar sus propios récords históricos de victorias (94) y ‘poles’ (97) en F1. Por si no lo tuviese claro aún, la consternación por el deceso del genio argentino Diego Armando Maradona le facilitará al astro inglés la comprensión de lo que es la inmortalidad.

En busca del undécimo