El juez del voto particular se muestra “tranquilo” y “emocionado” por el apoyo

Concentración contra el fallo judicial de La Manada, en la madrileña Puerta del Sol | Luca Piergiovanni (efe)
|

El juez del voto particular en el caso de La Manada, Ricardo Javier González, aseguró ayer sentirse “tranquilo” y “emocionado” por el apoyo recibido tras la polémica por su postura discrepante, mientras continúan las críticas al ministro de Justicia, Rafael Catalá, por referirse a “algún problema singular” de este magistrado.


González, en sus primeras declaraciones públicas, durante la concentración ayer en la Audiencia Provincial de Navarra de los funcionarios de Justicia en favor de una “justicia independiente y de calidad”, dijo sentirse emocionado por el apoyo recibido de amigos y compañeros, sin querer hacer más comentarios.
Mientras, Catalá confía en que “la tensión” creada por sus palabras sobre este juez se resuelva “cuanto antes” y se siga trabajando “con lealtad” desde el Gobierno con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y con las asociaciones de profesionales.

Comparecencia
Son precisamente representantes de estos profesionales los que siguen sumándose a las críticas por sus declaraciones, al mismo tiempo que los grupos de la oposición instan a que el ministro dé explicaciones, incluso con la petición de su comparecencia en una Comisión del Senado, que ha reclamado el PSOE. Las fiscales jefe de Barcelona, Sevilla y Bilbao tacharon de “no prudentes” y “desafortunadas” las palabras de Catalá sobre el magistrado del voto particular de la sentencia de La Manada, ya que entran en el terreno personal y no son propias de un ministro, y también las criticó el decano de los jueces de Sevilla, Francisco Guerrero.

Catalá defendió su trayectoria profesional y considera que “está más que acreditado”, que entiende la separación de poderes y la democracia, además de mostrar su confianza en que haya “en breve” una propuesta para la reforma del Código Penal que mejore el “compromiso democrático” con las víctimas de delitos sexuales.
En este sentido, los grupos de la oposición instaron al Gobierno, antes de la reunión de la Mesa de la Comisión de seguimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género en el Congreso, a aprobar las medidas de mayor protección para las víctimas.
Para los socialistas, que pidieron la comparecencia del ministro de Justicia en el Senado para que explique sus palabras, “el principal problema de la justicia de este país se llama Catalá, que es manifiestamente mejorable, si no cambiable”.

Por su parte, Ciudadanos pedirá “probablemente” la comparecencia en el Congreso del ministro por sus declaraciones sobre el juez discrepante, que la portavoz de Igualdad de Ciudadanos en la Cámara baja, Patricia Reyes, calificó como “muy graves”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, cree que hace falta perspectiva y conciencia de género en el poder judicial y no “llorar lágrimas de cocodrilo”, aunque cree que el ministro Catalá debería haber dimitido antes y no por comentar una sentencia judicial.
Sin embargo, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, manifestó que Rafael Catalá “tiene derecho a opinar” en asuntos como el de esta sentencia, que es “evidente” que “ha chirriado, y muchísimo, las conciencias de mucha gente”, sobre todo el voto particular.

El juez del voto particular se muestra “tranquilo” y “emocionado” por el apoyo