Un vecino de Sada golpea al funcionario que le informaba sobre la legalidad de una casa

|

Un funcionario del departamento de Urbanismo de Sada fue agredido ayer por un vecino. El empleado público comenzó a informarle sobre un expediente de una vivienda que él había denunciado y que, parece ser, está en un procedimiento de reposición de la legalidad.
El hombre tiene alrededor de 60 años y acudió al despacho del empleado muy alterado. Incluso entró en Ayudantía gritando. Acudía al área de Urbanismo para abordar la posible legalidad de una construcción realizada hace ocho años. El agresor había denunciado esta edificación y exigía que el Ayuntamiento iniciase el procedimiento de ejecución subsidiaria del derribo de la propiedad.
El funcionario le explicó que se había comenzado con el citado proceso, y que a él, como denunciante se le habían remitido numerosas notificaciones que “el vecino no recogía”, para que se personase en la causa y continuase, si así lo consideraba, adelante con su denuncia.
En ese momento, comenzó la agresión, mientras que el letrado que le acompañaba “salía precipitadamente de las oficinas municipales”, según relatan los testigos.

Hasta el ayuntamiento
Al parecer, el hombre continuó golpeando al trabajador público, y, ante el ruido y los gritos, fueron los propios compañeros del funcionario los que acudieron al despacho para ayudarle y evitar que continuará la agresión. Una compañera consiguió interponerse entre el vecino y el funcionario para poner punto final al suceso, hasta que se personó en el lugar la Policía Local.
La víctima fue trasladada al centro de salud para ser atendido por el personal sanitario. A continuación, se desplazó hasta la comandancia de la Guardia Civil para presentar la preceptiva denuncia. Trámite que también llevará a cabo el Ayuntamiento.
Lejos de acabar ahí el incidente, el hombre empezó a gritar que iba a ir hasta el consistorio. Los trabajadores avisaron a los compañeros de la avenida de la Marina y la Policía Local acudió al edificio, por si el vecino intentaba agredir a alguien más. No obstante, aunque sí que fue hasta allí y estaba algo nervioso, mantuvo una conversación sin alteraciones y se marchó.
El alcalde, Ernesto Anido, mostró su “repulsa ante actitudes violentas” como esta, máxime cuando “se ejercen contra servidores públicos”.
Sin “justificar en absoluto” esta agresión, el mandatario apuntó a que el urbanismo “irresponsable de etapas anteriores generó perjuicios, enfado y frustración que, “por desgracia, a veces provocan situaciones límite como la que se ha vivido” ayer. Para que quede clara su postura, el regidor sadense insiste en que tanto esta como cualquier otra agresión son “en todo caso condenables”.

Un vecino de Sada golpea al funcionario que le informaba sobre la legalidad de una casa