Galicia registró la temperatura más alta de la primavera

Varias personas toman el sol en la zona fluvial del río Miño en Ourense | efe
|

Las temperaturas máximas de la pasada primavera se alcanzaron en Ourense, con 37,6 grados centígrados el 24 de mayo; en Granada aeropuerto, con 37 grados el día 25 de mayo y Bilbao, con 36,4 grados el día 25. En Canarias, las máximas de la estación llegaron el 17 de abril, con 36,1 grados en el aeropuerto de Lanzarote y 34,2 en el aeropuerto de Gran Canaria, según los datos del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Pesca y Medio Ambiente.


Mientras, los embalses españoles se encuentran al 54,8 por ciento de su capacidad en la semana en la que ha comenzado el verano, lo que sitúa 2017 como el año del siglo XXI con menos agua embalsada en esta época y el noveno de los últimos 41 años. En Galicia, las demarcaciones hidrográficas se sitúan en el 65,7% en Miño-Sil y en el 73,2% en Galicia Costa.


Las lluvias acumuladas en el conjunto de España en lo que va de año hidrológico (1 de octubre de 2016 a 30 de septiembre de 2017) se sitúan un 13 por ciento por debajo de sus niveles normales y el presente verano, que será “más caluroso de lo normal”, ha llegado después de la primavera más calurosa en 52 años y un 23 por ciento más seca de lo normal, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).


El trimestre comprendido entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 2017 tuvo una temperatura media de 15,4 grados centígrados, esto es, 1,7 grados centígrados más que la media de la estación, respecto al período de referencia 1981-2010. En cuanto a las precipitaciones, la primavera tuvo 133 litros por metro cuadrado de media, lo que supone un 23% menos que las lluvias normales en el trimestre. En conjunto, marzo fue un mes húmedo, con un 29% más de lluvia; le siguió un abril muy seco (con una precipitación del 60% menos de lo normal) y terminó con un mayo seco, con un 23% menos de precipitación.


Esta pasada primavera tan solo tuvo un carácter húmedo o muy húmedo en el suroeste de Andalucía, en un área entre Huesca y Lérida y en otra en el sureste de la Comunidad Valenciana.

Galicia registró la temperatura más alta de la primavera