El virus reducirá a menos de la mitad el aforo del Orzán y Riazor

El Ideal Gallego-2020-06-08-013-8ff30fd4
|

Está previsto que la Concejalía de Medio Ambiente decida hoy el aforo de las playas, para mantener el distanciamiento social entre los bañistas. La responsable del área, Esther Fontán, adelantó que se medirá teniendo en cuenta la marea alta habitual, no las mareas vivas. Es decir, que entre los arenales del Orzán y Riazor se podría albergar a ocho mil veraneantes cuando en sus mejores momentos (con la manera baja) tiene capacidad para 20.000. Para controlar el aforo, el Ayuntamiento empleará cámaras y lo que Fontán denominó “guías”, personal que se encarga de controlar que el público mantenga las distancias en los arenales.

A esto hay que añadir la Policía Local, que tiene un puesto de mando en La Coraza, desde donde podrá vigilar toda la actividad. “Le hemos dado otra vuelta y esta semana lo concluiremos”; prometió Fontán. Según ella, las medidas de las autoridades nacional y autonómica están permitiendo cierta “relajación”. “Lo que queríamos desde nu primer momento es que los usuarios de las playas no se sintieran vigilados, que p0udieran disfrutar”,  añadió.

El objetivo es que los bañistas noten lo menos posible la presencia de los guías o informadores e incluso de la Policía Local para que sean ellos los que hagan un ejercicio de responsabilidad en la playa y se autorregulen. La idea es que los guías orienten al público sobre las medidas higiénicas a adoptar, y la Policía Local solo intervendrá en momentos puntuales.

Mientras tanto, el aforo se señalará con un código verde, amarillo o rojo y podrá ser consultado en tiempo real en una aplicación de móvil o en la página web municipal.

Fontán advirtió de que no se permitirán prácticas como instalar sombrillas para reservar espacio. “Vamos a dar un tiempo normal (30 minutos) para que aparezca alguien allí para ocuparlo”. 

El virus reducirá a menos de la mitad el aforo del Orzán y Riazor