Un lucense acusado de maltratar a su exnovia asegura que “es una película provocada por los celos”

|

Un joven de 29 años, Daniel V.P, que ayer se sentó en el banquillo de la Audiencia Provincial acusado de cinco delitos de maltrato, detención ilegal y lesiones psíquicas a su expareja, negó los hechos que se le imputan, por los que el fiscal le pide quince años de cárcel, y afirmó que la “película” que contó su antigua novia vino provocada por los “celos”.
Durante su declaración en el juicio, el acusado afirmó que su expareja “era muy celosa”, hasta el punto de que “no podía tener amiga ninguna” e incluso llegó a decir que quiso dejar la relación con ella mucho antes porque era “insoportable”. Su letrado, que solicitó la libre absolución, habló de una “venganza” y de la posibilidad de que la joven padezca “algún problema”.
Antes de entrar en el juicio, el letrado, César Lodos, afirmó que la denuncia de la supuesta víctima “no está apoyada en ninguna prueba” y los “hechos que denuncia son completamente inverosímiles”.
De hecho, durante su declaración, el acusado, que lleva un año y cuatro meses en prisión preventiva, dijo que “es hoy el día que no me creo esta película”, además de reconocer que cuando fue detenido, el 24 de enero de 2014, se quedó “en estado de shock”.
“Todo es una falsedad”, sostuvo el acusado, porque “yo a esta chica nunca le he pegado ni le hice nada de nada”. En la misma línea, argumentó que “pensando fríamente, pensé que sería por dinero. Pero ahora creo está mal, que tiene algún trastorno, porque nadie normal se inventa este tipo de película”.
Muy diferente fue la versión de los hechos narrada por la supuesta víctima, quien también presentó a su expareja como un individuo muy “celoso”, hasta el punto de que cuando empezaron la relación se vio obligada a “cambiar de teléfono” para que “no tuviese contactos anteriores”. Declaró que la vigilaba en su trabajo, le controlaba la ropa que se ponía o las amigas con las que andaba. También que llegó a faltarle al respeto “delante de la gente”, con insultos como “inútil, puta, zorra o asquerosa”.
Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el supuesto maltratador mantuvo una relación de noviazgo con la víctima que “duró unos tres años y cesó a mediados de 2013”, pero mientras eran pareja y después de dejarlo, la “insultaba” e incluso llegó a “agredirla en varias ocasiones”.

quemaduras
De hecho, sostiene el Ministerio Público, era frecuente que la agarrase por la mano y le retorciese el brazo hasta hacerla llorar e incluso, en una ocasión, en marzo de 2013, llegó a quemarla en la cara con un cigarrillo encendido.
En relación con el episodio del cigarrillo, la versión que ambos contaron fue totalmente diferente, mientras que el acusado afirmó que tropezó en un escalón porque llevaba tacones, la joven aseguró que tiró de ella por la solapa de su abrigo y se quemó con el pitillo que él estaba fumando.
En julio de ese mismo año, la esperó en el garaje de su domicilio y la obligó por la fuerza a meterse en su coche, al tiempo que le introducía “los dedos en su boca para impedir que gritase pidiendo auxilio”.

Un lucense acusado de maltratar a su exnovia asegura que “es una película provocada por los celos”