Feijóo rinde homenaje a los gallegos por su solidaridad y augura un 2014 propicio

Alberto Nuñez Feijóo

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, rindió un homenaje a la solidaridad del pueblo gallego y lanzó a los ciudadanos un mensaje de aliento y optimismo para afrontar el futuro y la salida de la crisis en su discurso de fin de año.
Feijóo eligió las instalaciones del Centro de Transfusión de Galicia para pronunciar el último mensaje de 2013 al pueblo gallego, y lo hizo desde el mismo lugar al que miles de personas se acercaron la noche del 24 de julio de 2013 para donar sangre tras el accidente ferroviario de Angrois que causó la muerte de 78 personas.
“Quiero que las primeras palabras sean de recuerdo para las personas fallecidas en la tragedia de Angrois, de aliento para sus familias en estas fechas tan señaladas”, dijo el mandatario.

una gran familia
“Galicia se mostró, como siempre lo hizo en los momentos difíciles, como una familia grande que camina junta desde tiempo inmemorial, y quiere mantenerse junta en el futuro. Sabemos de donde venimos, sabemos donde estamos y sabemos a donde vamos”, subrayó.
Aludió a las reuniones familiares con motivo de las fechas navideñas para recordar que nadie mejor que las personas mayores pueden recordar que “ningún tiempo pasado fue mejor”.
“Sus recuerdos ayudan a entender con perspectiva la encrucijada en la que se encuentra nuestro país. Es una situación difícil que exige esfuerzos y sacrificios”, dijo. “Quien tiene responsabilidades públicas no puede ignorar esos dramas, ni puede engañar a la gente afirmando que las soluciones son simples. Non lo son”, indicó.
“Es necesario dar respuestas que no sean efímeras, que permitan robustecer la sociedad y la economía, que garanticen la continuidad de esa idea común que llamamos Galicia”, agregó.

Turbulencias
En su opinión, “la diferencia entre estas turbulencias y las que tuvieron que padecer los que nos precedieron, es que nuestra tierra no está sola. Formamos parte de un mundo que supo conciliar libertad y desarrollo”, sostuvo.
Pero preservarlo “no es posible con inmovilismo”, dijo. “Todo lo que conseguimos en la democracia puede morir si no somos quien de ajustarlo a las nuevas necesidades. Lo estamos haciendo con decisiones que son muy semejantes a las que tienen que adoptar muchos padres y madres de familia”, recordó.
Ante la llegada de 2014, aseguró que Galicia “puede ver la recuperación con la confianza que da el deber cumplido”.
“Hemos logrado que lo sustancial de la autonomía del bienestar esté intacto, y todos los gallegos pueden tener confianza plena en la solvencia y en la continuidad de los servicios públicos”, aseguró.
A esto, afirmó Feijóo, se une que “nuestro país ofrece una estabilidad social y política que contrasta con aventuras que llevan a otras comunidades a la división y a la incertidumbre. Para nuestra idiosincrasia, no es fácil entender que las instituciones sirvan para crear brechas artificiales, agravios fantasmagóricos y objetivos imposibles”, dijo.
“Crear frustración no es el objetivo de la política democrática. Generar identidades excluyentes conduce a enfrentamientos que pueden tardar en cicatrizar. Frente a ese modelo convulso, los gallegos seguimos otro tranquilo. Nuestra identidad es tan fuerte como cualquiera, pero no precisa inventar enemigos ni levantar fronteras ni fomentar el aislamiento. Vemos en España una patria común y solidaria, y en Europa un marco de convivencia compartido”, indicó.

unir esfuerzos
“No recelamos de los vecinos, sino que siempre vemos en ellos aliados con los que unir esfuerzos. Galicia, en definitiva, es responsable y fiable”, aseveró.
Por ello, Feijóo destacó que Galicia es una de las comunidades más atractivas para inversiones foráneas.
“La llegada de inversores a los sectores más diversos, desde el naval hasta la banca, es una muestra de que emprendedores y multinacionales importantes quieren iniciar una andadura con nosotros. Confían en nuestra capacidad, en nuestra calidad humana y profesional”, dijo.
“Galicia está en el mundo y el mundo está en Galicia. Cumplimos así uno de los requisitos fundamentales para iniciar la fase de la recuperación. Ese reconocimiento internacional certifica que la sociedad gallega está haciendo bien las cosas”, destacó.
Feijóo lanzó un mensaje prudente pero alentador de cara al futuro. “Cuando Galicia inició su ofensiva contra la crisis, el diagnóstico no admitía paliativos: estábamos en emergencia. Negarlo entonces era irresponsable. Negar ahora que se vislumbra un nuevo horizonte, es abonarse a un pesimismo que en nada ayuda. Europa, España y Galicia están saliendo poco a poco de su convalecencia, aseguró.

Feijóo rinde homenaje a los gallegos por su solidaridad y augura un 2014 propicio

Te puede interesar