Crece la indignación en todo el mundo por la política fronteriza de Trump

Donald Trump, su mujer, Melania, el Felipe VI y doña Letizia, durante el encuentro que tuvieron ayer | zipi (efe)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvióo a conseguir poner a todo el mundo de acuerdo en algo, y en su contra. Esta vez a causa de las políticas migratorias de “tolerancia cero” que defiende su administración.
Pocas son las voces que aplauden sus medidas y muchas las que le reclaman que reconsidere su postura. Incluso su esposa Melania y otras exprimeras damas del país se han atrevido en público a criticarlas. La indignación crece además entre los miembros del Partido Republicano que unen voces para denunciar las separaciones de más de 2.300 familias que entraron ilegalmente a Estados Unidos en un periodo de seis semanas en abril y mayo.
Los republicanos están preocupados por cómo repercutirán las políticas de Trump en las urnas. Y es que más allá de endurecer las leyes de inmigración y de poner límites para frenar la entrada de ilegales, la separación de las familias que cruzan la frontera indocumentados tiene una complicada defensa; sobre todo cuando se filtran videos y audios de niños muy pequeños llorando desconsolados y preguntando por sus padres, llevados a centros de detención como criminales.
Además, Trump echó más leña al fuego y para justificar su política migratoria arremetió contra Europa. “EEUU no será un campamento de inmigrantes, ni un centro de detención de refugiados. No lo será. Miren lo que está pasando en Europa. No podemos permitir que esto suceda en EEUU. No lo permitiré bajo mi mandato”, ha declarado el presidente este lunes.
Según el presidente, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas “que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más”. “Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”, afirmó. Es habitual que Trump vincule inmigración con delincuencia; pero es difícil, incluso para él, hacer estas afirmaciones para justificar la separación de niños de sus padres.

Encuentro
Además, Trump, dijo ayer al recibir en la Casa Blanca al rey Felipe VI y la reina Letizia que quiere viajar a España y alabó la “excelente” relación comercial y de defensa con el país.
“Sí, iré a España. Voy a ir a España. Sí”, dijo Trump al ser preguntado si le gustaría viajar a España, según una transcripción proporcionada por la Casa Blanca. “Es un gran honor recibir al rey y la reina de España, un país precioso. Estuvimos en España no hace tanto y nos encanta. Una gente muy especial y un lugar precioso”, afirmó Trump al comienzo de su encuentro con Felipe VI y su esposa en el Despacho Oval.
“Nuestra relación ha sido extraordinaria durante muchos años y creo que especialmente ahora mismo, tenemos una relación comercial excelente, y también la relación militar, prácticamente todo lo que se podría tener. Así que amamos España”, añadió.
Trump concluyó con: “Es realmente un honor tremendo tenerles aquí en la Casa Blanca”. Tras ello, don Felipe y Trump mantuvieron un encuentro bilateral con sus respectivas delegaciones.

Crece la indignación en todo el mundo por la política fronteriza de Trump

Te puede interesar