Dos remontadas seguidas que incendian la lucha por la salvación

vã¡zquez pide el final del partido ante el zaragoza susy suã¡rez
|

La fe del Deportivo ha logrado mover el descenso, apretar la zona baja de la clasificación de la Liga BBVA y calentar un final de temporada que será emocionante, con cinco equipos en solo cuatro puntos de diferencia y con enfrentamientos directos para todos salvo para el que más ventaja tiene, el Granada, y para el conjunto coruñés.

Fueron los duelos directos los que han metido al Deportivo en una batalla en la que parecía no tener opciones hace tres jornadas, cuando se encontraba a nueve puntos del Zaragoza, entonces decimoséptimo clasificado.  Pero el equipo coruñés creyó en sí mismo y se aferró a tres finales consecutivas consciente de que perder una de ellas le llevaría prácticamente de forma definitiva a Segunda.

El técnico deportivista, Fernando Vázquez, que había logrado un punto, ante el Rayo Vallecano (0-0), en sus cuatro primeros partidos, en los que había caído ante el Sevilla, el Real Madrid y el Barcelona, resurgió en el clásico del fútbol gallego ante el Celta en A Coruña.  La visita del eterno rival a Riazor fue la mejor medicina para el Deportivo; logró la cuarta victoria de la temporada y se fue al parón del campeonato con el sonido del ‘Sí, se puede’ retumbando en su cabeza.

“Antes del partido ante el Celta ya comentábamos que venían encuentros clave que nos podían dejar ya en Segunda o darnos la oportunidad de seguir vivos. Y seguimos vivos”, reconoció el jugador al que Vázquez ha confiado la creatividad en el medio del campo, el veterano Juan Carlos Valerón, tras la segunda victoria consecutiva, ante el Mallorca.  No sirvió ese triunfo para sacar al Deportivo del último puesto de la clasificación, pero sí para que sus opciones de permanencia subieran la cotización y, de paso, para romper sus lamentables registros esta temporada.

Fue la primera remontada del curso, la primera vez que se impuso a domicilio y la primera vez que encadenó dos victorias.

Con una situación menos asfixiante pero igual de tensa, el Deportivo llegó a su tercera final consecutiva, ante el Zaragoza, al que le había recortado cinco puntos en dos jornadas.

Y volvió a ganar, con convicción, incluso después de que el Zaragoza remontara el gol tempranero de Bruno Gama. Igualó el marcador antes del descanso y se benefició de un tanto en propia meta de Abraham, tras una falta de Abel Aguilar al portero del conjunto maño, para imponerse por tercer partido consecutivo. El grito de ‘Sí se puede’ cobra fuerza.

Dos remontadas seguidas que incendian la lucha por la salvación