La Policía Local supervisa que los sintecho cumplan la cuarentena

Un coche patrulla del 092 monta guardia delante del hostal en el que permanecen dos de los posibles afectados | j. alborés
|

A pesar de las medidas adoptadas para tratar de cortar el avance del coronavirus, cada vez son más los posibles contagios. Esto incluye a la población en riesgo de exclusión social, a pesar de que se ha procurado sacar a los sintecho de la calle y mantenerlos aislados. Actualmente, la Policía Local vigila frente a un hostal donde se habían alojado tres individuos que presentan síntomas. Uno de ellos fue ingresado en el hospital y los otros dos permanecen confinados. En el exterior, los patrulleros se aseguran de que se respete la cuarentena.

Hay que tener en cuenta que los alojamientos habituales, como puede ser Padre Rubinos, han tenido que ser cerrados al exterior desde que se declaró el estado de alarma, así que ha sido necesario buscar un alejamiento opcional. Algo, por otro lado, que ya se hacía antes cuando la capacidad de las instalaciones de la institución benéfica se veía rebasada. El Servicio Municipal de Urgencia Social (Semus) o el propio Padre Rubinos se encargaban de buscarle alojamiento en hostales como el que ahora se vigila, que debido a la situación sanitaria se encuentran ahora por debajo de sus mínimos en ocupación. Allí tendrán que permanecer por lo menos un mes, según como evolucione la situación.

Últimos confinados

Por otro lado, ayer el pabellón de Deportes de Riazor acogió a los seis últimos sintecho “censados” en la ciudad. En total son más de 30 individuos que permanecerán en las instalaciones. También allí se encuentra la Policía Local, que se encargará de la vigilancia de las instalaciones. Todos fueron cacheados antes de entrar para asegurarse de que no llevaran ningún objeto susceptible de ser utilizado como arma.

Es una precaución habitual, puesto que se trata de un colectivo donde abundan los individuos con tendencias antisociales, toxicómanos y/o con trastornos mentales. A todos se les realizó la prueba del coronavirus para asegurarse de que no están infectados, aunque los resultados tardarán unos días en conocerse.

En un principio, el Semus se había limitado a mantener la vigilancia sobre los sintecho, pero no llegó a obligárseles a cumplir la cuarentena, como el resto del público, hasta ahora. El Ayuntamiento lo decidió el jueves pasado, y contó con la ayuda del Ejército para instalar catres y otros equipamientos .

La Policía Local supervisa que los sintecho cumplan la cuarentena