Misión imposible

quesos cerrato - coruña, baloncesto, pabellon marta dominguez.
|

 

El líder Palencia acabó con la racha de cuatro victorias consecutivas de un Leyma Basquet Coruña que, a pesar de que afrontaba una misión (casi) imposible jamás le perdió la cara al partido y luchó por remontar hasta el último minuto.  
Tito Díaz dispuso sobre el parquet del Municipal Marta Domínguez un quinteto inicial poco habitual, en el que destacó la ausencia de Sergio Olmos. Y la ‘marea naranja’ lo acusó. Aunque empezó mandando (2-5), un parcial de 13-0 dio el mando al conjunto local.
Precisamente fue el ingreso en cancha de Olmos, unido a una zona 2-3, lo que devolvió al Leyma al partido (20-16), tras un triple de Ángel Hernández, aunque un viejo conocido de la afición coruñesa, Marc Blanch, relanzó al Palencia (26-28).
En el segundo periodo, con Zach Monaghan al timón, mejoró el ritmo y la fluidez ofensiva del Leyma. Beqa Burjanadze, apagado en los diez minutos inciales, destapó el tarro de la esencias: siete puntos consecutivos que colocaron al Leyma a tiro de triple (37-34), pero a las buenas acciones del georgiano le siguieron tres errores consecutivos en defensa, que Lamont Barnes y Joan Tomás impulsaron del nuevo al Palencia (44-36).
Por entonces, el cuadro herculino ya empezaba a dar muestras de debilidad en el rebote defensivo, una de las claves de la 14ª victoria del líder.
El tercer cuarto, tradicionalmente malo para el Leyma, se ajustó al guion. Entre Barnes y Blanch (10 puntos en los cuatro primeros minutos) martillearon el aro coruñés para llevar al marcador la máxima diferencia del encuentro (64-47), tras un triple del alero catalán.
Los de Tito Díaz naufragaban en ataque, víctimas de una espesura que derivaba en posesiones largas y lanzamientos forzados, hasta que Burjanadze sacó aguja e hilo para suturar la brecha.
A la excelencia del georgiano le sucedió una grotesca serie de tiros libres: Otegui erró cuatro seguidos, Olmos hizo lo propio, el pívot local falló otro más y Monaghan cerró el cuarto (69-57) con otro par desperdiciado. Solo Blanch, que transformó los tres de una inexistente falta, acertó desde el 4.60 en esta fase del encuentro.
En el periodo final se acrecentaron los problemas del Leyma con el rebote en su propio aro, facilitando al Palencia jugar muchas posesiones con segundas y hasta terceras opciones. Y esto, contra un equipo con el potencial del que maneja Sergio García, es un billete hacia la derrota.
Un triple de Dani Rodríguez y una canasta de McCarron, tras el enésimo rebote de ataque, volvió a distanciar a los locales (79-64).  Todo parecía visto para sentencia, pero este Leyma no es de principio de temporada. Ahora es un equipo cuajado, luchador y con hambre de ganar.
Los pupilos de Tito Díaz bajaron el culo en defensa como no habían hecho antes y al Palencia, que tal vez se había visto vencedor antes de tiempo, le llegaron las dudas, sobre todo después de un triple de Ben Stelzer (84-77). Pero en la siguiente posesión Burjanadze erró un tiro fácil bajo el aro y Blanch sentenció con cuatro libres consecutivos.
Y así finalizó la mejor fase del Leyma en este curso. Ahora llegan dos compromisos seguidos en casa, ante el Melilla (2º) y un Ourense que no levanta cabeza. Dos opciones para volver a la zona playoffs. 

Misión imposible