Copa de la reconciliación

Final del partido frente al Celta B | Quintana
|

Con firme propósito de enmienda tras el inesperado tropiezo liguero ante el Celta B, el RC Deportivo se agarra a la Copa del Rey para cerrar el año 2020 con sensaciones positivas, que permitan la reconciliación del primer equipo coruñés con su entorno más directo.

El conjunto herculino debe recobrar la fe en sí mismo para seguir creciendo en el torneo de la regularidad —tras el parón navideño— y consolidarse como el más claro candidato a regresar a la Liga SmartBank la próxima campaña.

Por este motivo, el entrenador Fernando Vázquez otorgará continuidad a los futbolistas de la primera plantilla, sin concesiones a jugadores de la cantera que se encuentran desde pretemporada en dinámica de primer equipo, caso del defensa Juan Rodríguez o del delantero Adri Castro.

Aunque el míster de Castrofeito ha reconocido que otorgará prioridad a la Liga y que la Copa debe ser afrontada como un objetivo secundario, lo cierto es que el RC Deportivo debe aferrarse a ella para disponer de mayor actividad antes del reinicio liguero previsto para mediados de enero.

En un torneo de enormes recuerdos para el deportivismo —se proclamó campeón en dos ocasiones, en 1995 y 2002, tal y como lucirá en sus camisetas—, la escuadra coruñesa configurará un once competitivo, que amalgame experiencia y savia nueva.

En este sentido, el dibujo a emplear puede ser el 5-4-1 que ya empleó en los dos envites anteriores ante Pontevedra y Celta B; el marco será para el habitual suplente Lucho García; las lesiones en los laterales dejan al equipo con las únicas referencias de Bóveda en la derecha y Héctor Hernández en la izquierda, mientras que en el eje formaría la terna Derik-Álex Bergantiños-Granero.

En la medular todo apunta a que el coruñés Yago Gandoy gozará de opciones desde el pitido inicial, formando tándem con el uruguayo Nacho González.

En los costados José Alonso Lara llegará más fresco después de haber estado sancionado el pasado fin de semana y Claudio Beauvue podría ser reubicado para recuperar confianza.

En punta de lanza Rui Costa o Miku están llamados a marcar la diferencia en el apartado goleador en esta eliminatoria.

Vázquez podría reservar a hombres importantes en la banqueta por si se torciese el encuentro.

Enfrente, la formación gallega se topará con un CD Ejido que ocupa la zona baja del subgrupo B del grupo IV de Segunda B; los almerienses son octavos con solo 8 puntos.

En el último mes de competición los de Tito García Sanjuán han perdido fuelle; hasta el punto de que solo han conquistado uno de los últimos quince puntos en litigio.

El pasado fin de semana un ‘exprimera’ como el Córdoba lo borró del campo (4-0), por lo que desembarcarán en Riazor inmersos en un mar de dudas.

El entrenador visitante ha desplazado a A Coruña a 20 futbolistas; se quedaron fuera por decisión técnica Leo Ramírez, Gianni y Ulisses. 
A través de la página web de la entidad almeriense se denunció ayer por la tarde la “indignación” debido al mal estado del campo de entrenamiento de Abegondo que el RC Deportivo le cedió a su adversario de esta tarde.

Al igual que en el pasado choque frente al Celta B, solo un millar de aficionados podrán animar en Riazor.

Copa de la reconciliación