Mas alega que no desobedecieron al Constitucional sino que “plantaron cara” al Gobierno

El expresidente dio una rueda de prensa tras el juicio reuters/albert gea
|

El expresidente de la Generalitat Artur Mas usó su derecho a la última palabra en el juicio del 9-N para asegurar que no desobedecieron al Tribunal Constitucional con la consulta independentista, sino que “plantaron cara” al Gobierno español.
“El Gobierno español utilizó al Tribunal Constitucional para hacer el trabajo que no se atrevía a hacer desde el punto de vista político”, defendió ayer haciendo uso de su derecho al turno final de palabra como acusado.
El entonces presidente de la Generalitat insistió en que la convocatoria del 9 de noviembre de 2014 fue un éxito: “Y este éxito no gustó nada a determinadas instancias del Estado”.
Por su parte, el abogado del expresidente de la Generalitat aseguró que su cliente no paralizó las actuaciones para la consulta ante la falta de concreción de la resolución del Tribunal Constitucional, y también alegó que no hubo un requerimiento expreso.
Por su parte, la acusación popular, liderada por el Sindicato Profesional de Policía, pidió que se inhabilite diez años al expresidente de la Generalitat, a la exvicepresidenta Joana Ortega y a la exconsellera Irene Rigau por desobediencia grave y prevaricación.Durante la lectura de informes en la última sesión del juicio, el abogado aseguró que la orden del Constitucional era absolutamente clara y con lenguaje sencillo: “No hay lugar a ninguna confusión”.

Mas alega que no desobedecieron al Constitucional sino que “plantaron cara” al Gobierno