El auditorio de la Biblioteca de la Cidade da Cultura llevará el nombre de Xosé Neira Vilas

05/01/2016 O conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, presidirá o acto no que se lle dará o nome de "Xosé Nei ra Vilas" ao auditorio da Biblioteca e Arquivo de Galicia
|

El día en que se cumplían los 55 años de la publicación en Buenos Aires de “Memorias dun Neno Labrego”, la figura de Xosé Neira Vilas fue protagonista de un homenaje “simbólico” en el que la Xunta decidió poner el nombre del galleguista al auditorio de la Biblioteca de Galicia, en la Ciudad de la Cultura.
Se trata de la antesala de un próximo acto institucional que prepara la Administración autonómica con el objetivo de que “toda la sociedad” reconozca la “trascendencia” del padre de Balbino “en el conjunto de la cultura gallega”.
Así loseñaló el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, quien valoró este acto de homenaje en un espacio que conjuga “la memoria del galleguismo y la cultura gallega” con la “modernidad” arquitectónica que representa el complejo del Gaiás.
Rodríguez consideró que Neira Vilas “estaría contento” de asistir a un acto como este, acompañado de las “principales instituciones culturales del país”, además de su familia y amigos cercanos. Un autor que se definía “como un jornalero de la palabra, un trabajador de las letras”, y que fue capaz de “conjugar su visión personal y las ganas de transformar el mundo” con una gran “capacidad narrativa”.
Así, consideró que sus vivencias son “un espejo de las trasformaciones de Galicia” que ha pasado por el rural, la emigración, el exilio y el regreso a su tierra natal, siendo “bueno y generoso” hasta los últimos días de su vida.

“Balbinos unidos”
Previamente, el presidente de la Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero, se refirió a Neira Vilas como “un escritor de allí”, de la “matria”, de Vila de Cruces, y el impulsor del primer libro de lengua gallega “para mucha gente” y manual con el que muchos ciudadanos gallegos “aprendieron a leer”.
Alonso Montero reivindicó el trabajo de Neira Vilas junto con su mujer en la librería Follas Novas, que era “su casa”, y desde la que protagonizó un papel en la edición y distribución de obras que llegó a muchos rincones del mundo. También se refirió a su carácter humano, señalando que tras su muerte “los que estaban de luto eran los Balbinos del mundo” que “son los que perdieron a su cronista”. En este sentido, destacó que defendía un modelo de sociedad en la que se gobierne “con el modelo de Balbino”, y concluyó su intervención exclamando: “Balbinos unidos jamás serán vencidos”.
Por su parte, el presidente de la Fundación Neira Vilas, Luis Reimóndez, trasladó su agradecimiento por este reconocimiento a un “referente imprescindible de las letras gallegas y de la literatura universal”.

El auditorio de la Biblioteca de la Cidade da Cultura llevará el nombre de Xosé Neira Vilas