El Madrid Arena abrió una puerta de emergencias para que entraran jóvenes sin control

13 mayo 2014 página 35 / 14 enero 2016 página 34 MADRID, 12/05/2014.- Miguel Ángel Flores, principal imputado por la tragedia del Madrid Arena, ha llegado solo y ha accedido a los Juzgados de Plaza de Castilla por la puerta principal
|

Los vigilantes de Seguriber que trabajaron la noche de la tragedia del Madrid Arena manifestó que alguien que desconocen abrió en un momento de la fiesta una de las puertas de emergencia, una corredera de cristal, sin avisarles para que entraran jóvenes en el recinto, un acceso diferente al portón de carga por el que entraron otros 2.500 chavales directamente a la pista.
Así lo aseveró uno de los vigilantes durante su testifical ante la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid, a la que explicó que sus jefes le ordenaron que evitara que entraran por este lugar. Además, los testigos han señalado que desconocían el plan de emergencia, la operativa de seguridad y el aforo fijado para ese evento.
El conocimiento por parte de la Sala de cómo se produjo el flujo de gente en el interior es clave para depurar las responsabilidades de lo sucedido. Una de las causas de la avalancha mortal fue el sobreaforo, un exceso de gente que no fue controlado durante el evento entrando gente a tropel por diversos accesos.
Los testigos, todos ellos de Seguriber, aseveraron que el personal de Kontrol 34 era el encargado del control de la gente en el interior del recinto. “Sabía que se encargaban de la seguridad interior”,  dijo uno de ellos, en contra de lo que sostiene esta empresa.
Durante los interrogatorios, cuatro de los vigilantes coincidieron en señalar que desconocían los planes de emergencia y el operativo de seguridad. Solo uno de los comparecientes, el situado en la garita exterior, dijo que sí se les informó del operativo en una charla previa.
Antes del evento, tuvo lugar una reunión en la que se les informó de su posición, colocándose cada uno de ellos en las puertas de emergencia del pabellón municipal. Uno de ellos relató  que alguien abrió la puerta de su responsabilidad, una de cristal que daba a uno de los túneles, y comenzó a entrar gente en masa.
“Me dijeron que sacara a la gente. Estuve como dos o tres horas echando a jóvenes, hasta el final del evento”, narró el testigo durante su declaración.

El Madrid Arena abrió una puerta de emergencias para que entraran jóvenes sin control